Atención al cliente en una entidad financiera de La Paz. (Foto: Archivo)

Bolivia

El período de gracia de mínimo cuatro meses para los créditos diferidos que accedan a la reprogramación o refinanciamiento representa un “mecanismo muy efectivo” que alivia la carga financiera del prestatario, destacó el miércoles el director ejecutivo de la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI), Reynaldo Yujra.

El martes, a través de la Resolución ASFI 32021, se estableció un periodo de gracia de al menos cuatro meses para las operaciones de refinanciamiento o reprogramación de créditos, cuyas cuotas fueron diferidas, en el marco del Decreto Supremo 4409 de 2 de diciembre de 2020.

“El período de gracia sin duda alguna es un mecanismo muy efectivo que alivia la carga financiera de los prestatarios y les permite durante cuatro meses, al menos, o más, no tener que pagar el capital, sino solamente los intereses”, señaló.

De acuerdo con Yujra, esta medida es el resultado de las reuniones con varios sectores de la población.

Explicó que todo prestatario que tiene una obligación con alguna entidad financiera debe pagar una cuota mensual de su préstamo que está conformada en parte por el interés y otra por el capital.

En ese marco, con el período de gracia, el prestatario sólo pagará, por al menos cuatro meses, el interés y no el capital, señaló el ejecutivo de la ASFI.

Añadió que el plazo de gracia de cuatro meses mínimo puede ser mayor y está en función del diálogo y acuerdo entre el prestatario y la entidad financiera.

Yujra aseveró que el período de gracia es aplicable a todas aquellas personas que se beneficiaron con el diferimiento del crédito en la pasada gestión a causa de la pandemia del coronavirus (Covid-19).

“No hay una restricción  para un sector en particular, sino más bien está habilitado para que todos los prestatarios del país, de varios sectores de la economía, puedan realizar el proceso de adecuarse al período de gracia”, apuntó.