La explosión que destruyó el edificio donde estaban las oficinas de los medios. (Foto: Télam)

• DW / RT / Telesur

Al menos 10 miembros de una familia palestina murieron la madrugada de ayer por un ataque aéreo israelí en el campo de refugiados de Shati, en la Franja de Gaza; mientras horas más tarde un edificio en la misma zona, en el que se encontraban las oficinas de la televisora catarí Al Jazeera y la agencia de noticias estadounidense Associated Press (AP), colapsó a causa de un bombardeo.

En las primeras horas del sábado, los rescatistas excavaban entre los escombros de la casa de la familia Abu Hatab, donde se cree que hay más personas enterradas. Al menos 15 también resultaron heridas en el ataque aéreo, incluido un bebé llamado Omar.

Nabil Abu Al Reesh, un médico que trata a los sobrevivientes en el hospital al-Shifa, dijo que los socorristas “todavía tratan de recuperar más cuerpos y averiguar quién es quién”.

“Ésta es realmente una masacre que no se puede describir”, dijo a Al Jazeera.

ATAQUE A MEDIOS

Más tarde, el Ejército israelí bombardeó también un edificio de más de diez pisos en Gaza en el que se encontraban las oficinas de Al Jazeera y la agencia de noticias estadounidense Associated Press (AP), indicaron periodistas de esos medios de comunicación.

“Estamos conmocionados y horrorizados por el hecho de que el Ejército israelí apunte y destruya el edificio que alberga la oficina de AP y otros medios de comunicación en Gaza”, dijo el jefe de la agencia, Gary Pruitt, en un comunicado.

“Conocen desde hace tiempo la ubicación de nuestra oficina y sabían que había periodistas en su interior. Nos avisaron de que el edificio sería alcanzado” (por un misil), precisó.

Desde el comienzo de las hostilidades el pasado lunes, los ataques israelíes en Gaza han dejado 139 palestinos muertos, entre ellos 39 niños y 22 mujeres, así como un millar de heridos, según datos del Ministerio de Salud de Palestina. Entre los israelíes, al menos nueve personas han muerto, entre ellos niños.

El analista político y consultor internacional Adrián Mac Liman considera que la comunidad internacional no logra movilizar a los políticos para resolver la disputa y sostiene que el Consejo de Seguridad de la ONU, cuya sesión está planeada para hoy, oculta los conflictos.

“El Consejo de Seguridad de la ONU es la máxima instancia de este escamoteo de conflictos y de noticias, desgraciadamente. No debería ser así, pero así es”, comentó a RT.

linkedin