SEG1-F1-_VELORIO_APG

 

Redacción central – Edición impresa

La Defensoría del Pueblo confirmó que las ocho muertes que se registraron el martes en Senkata, tras un operativo policial-militar, fueron por impactos de proyectiles de armas de fuego, cuyos calibres son investigados para establecer a qué armamento corresponden.

Una nota de prensa de la Defensoría refiere que la defensora del Pueblo, Nadia Cruz, y personal defensorial, acompañaron el miércoles la realización de las autopsias legales a seis cadáveres que se encontraban en la parroquia San Francisco de Asís, en Senkata, y que horas antes también presenciaron la autopsia de otros dos cuerpos en la morgue del Hospital de Clínicas de La Paz.

El coordinador del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF), José Daza, informó que las seis autopsias, en las que participaron dos médicos forenses, un radiólogo y un perito en criminalística, evidenciaron en todos los cuerpos lesiones y traumas provocados por proyectil de arma de fuego.

“Los elementos colectados, como sangre, humor vítreo, fragmentos y otros fueron llevados al IDIF para que el fiscal disponga las pericias que correspondan, además de estudios de criminalística y balística para determinar, por ejemplo, la trayectoria del proyectil”, detalla el comunicado oficial.

De los cuerpos de dos personas que resultaron heridas se extrajo un proyectil calibre 22 milímetros y otro calibre nueve milímetros, que no son usados ni por militares ni por policías.

Se investiga a los autores de los disparos.