Voluntarios del Banco de Alimentos de Los Ángeles entregan suministros en Los Ángeles, California, EEUU. (Foto: Reuters)

Fueron realizadas sobre dos víctimas que fallecieron en sus casas a principios de febrero. No habían viajado ni tenido contacto con alguien que hubiera estado en el exterior.

Infobae / Bolivia Digital

Al menos dos personas que murieron en las primeras dos semanas de febrero tenían coronavirus en California, lo que tumba las hipótesis de que el Sars-CoV-2, que provoca la enfermedad COVID-19, hubiera llegado con posterioridad a los Estados Unidos. La novedad se descubrió a partir de dos autopsias realizadas en las últimas semanas sobre dos víctimas que fallecieron en el interior de sus casas sin haber presentado signos visibles del virus —que se originó en Wuhan, China—.

La noticia se conoció por medio de un comunicado emitido por las autoridades sanitarias del estado. El primer muerto por coronavirus en California había sido notificado el 9 de marzo. Sin embargo, los nuevos casos revelaron que en verdad el primero de esos fallecimientos por lo menos ocurrieron en febrero, un mes antes de reportarse el supuesto primer caso, lo que indica que la cepa mortal circulaba por aquel estado desde mucho antes de lo que se creía. Además de los dos casos de febrero, también se estableció una tercera muerte días antes del 9 de marzo y la causa fue atribuida a esa enfermedad.

“El forense del condado de Santa Clara ha identificado a tres personas que murieron con COVID-19 en la región antes de la muerte asociada con ese virus el 9 de marzo de 2020, que originalmente se pensó que era la primera muerte por coronavirus en el condado”, señala el comunicado local.

“El médico forense realizó autopsias a dos personas que murieron en su casa el 6 de febrero de 2020 y el 17 de febrero de 2020. Se enviaron muestras de las dos personas a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés). Hoy, el perito recibió la confirmación de los CDC de que las muestras de tejido de ambos casos son positivas para SARS-CoV-2 (el virus que causa COVID-19)”.

Adicionalmente, agrega la información oficial, una tercera muerte se produjo por coronavirus el 6 de marzo.

“Estas tres personas murieron en sus hogares durante un tiempo en que las pruebas eran muy limitadas y solo estaban disponibles a través de los CDC. Los criterios de prueba establecidos por los CDC en ese momento restringieron las pruebas solo a personas con un historial de viajes conocido y que buscaron atención médica para síntomas específicos. Mientras el médico forense continúa investigando cuidadosamente las muertes en todo el condado, anticipamos que se identificarán muertes adicionales por COVID-19″, concluye el comunicado.

“El hecho de que hubo muertes relacionadas con el COVID-19 a principios de febrero es muy significativo porque significa que el virus estuvo mucho más tiempo de lo que se pensó inicialmente”, dijo Jeff Smith, médico y ejecutivo del condado en Santa Clara, a The Washington Post. “Ha existido por un tiempo y probablemente se ha estado extendiendo en la comunidad durante bastante tiempo”, agregó.

Uno de los estados más golpeados

El de California es uno de los estados más afectados por la pandemia. A tal punto que las autoridades del condado de Los Ángeles estiman que el número de infectados de coronavirus en esa región podría ser mucho mayor del reportado hasta el momento.

Un estudio revela que el índice podría ser hasta 55 veces mayor. La investigación desarrollada por la Universidad del Sur de California y el Departamento de Salud Pública de Los Ángeles encontró que cerca del 4,1% de la población adulta del condado tiene anticuerpos contra el COVID-19, estimando que entre 221.000 y 442.000 podrían haber estado infectados, indicó CNBC.

A principios de abril, los casos confirmados en el condado eran casi 8.000. De esta manera, la estimación del estudio es de 28 a 55 veces mayor que los datos oficiales. El número de muertos relacionadas con el coronavirus, por su parte, ya han superado los 600, según el Departamento de Salud Pública. De confirmarse todos los decesos por COVID-19, la tasa de mortalidad del condado es menor de lo que se pensaba en un principio.

El estudio consiste en pruebas de anticuerpos de unas 863 personas del condado, indicaron los investigadores.