Punto de bloqueo en la ciudad de Santa Cruz. (Foto: APG)

• Guadalupe Castillo /

Autoridades electas del país coincidieron por separado en que no hay argumentos para que el paro indefinido en Santa Cruz prosiga, después de que el Gobierno aprobó el Decreto 4824 que fija para el 23 de marzo de 2024 el Censo de Población y Vivienda y garantiza la redistribución de recursos económicos en septiembre del mismo año.

Los cruceños llevan 33 días de un paro impuesto por el Comité Interinstitucional liderado por el rector de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (UAGRM), Vicente Cuéllar; el gobernador Luis Fernando Camacho y el cívico Rómulo Calvo en exigencia de que el Censo ese realice en 2023.

La presión continúa pese a que el Gobierno nacional generó diversos espacios de diálogo y consenso para encontrar una solución al conflicto.

El alcalde de Trinidad, Cristian Cámara, indicó que “no hay motivo” para que esa medida continúe y llamó a la reflexión a sus impulsores porque el Gobierno en el marco de sus posibilidades técnicas atendió la demanda planteada.

“Este paro desde mi punto de vista nunca debió haber existido (…). No habría ningún motivo ya para seguir con esta medida”, agregó el alcalde.

Cámara señaló que el movimiento por el Censo en Santa Cruz mostró una postura política desde un inicio y ahora busca introducir el tema de federalismo, todo direccionado para desestabilizar al Gobierno.

La alcaldesa de Cobija, Ana Lucía Reis, lamentó que el pueblo cruceño afronte un paro por “intereses personales” y exhortó a suspender la medida.

“Lo importante es que el resultado del Censo salga en 2024 y los recursos lleguen a los municipios; por tanto, el paro cívico no tiene razón de ser”, sostuvo la autoridad.

Para el director ejecutivo de la Federación de Asociaciones Municipales (FAM – Bolivia), Rodrigo Puerta, la movilización cruceña por el Censo es una medida que busca generar “satisfacción política de la élite” de ese departamento y solo perjudica a la población.

“Los municipios de Santa Cruz están cargando la cruz que les han puesto los cívicos porque continúan trabajando e intentando en la medida de lo posible cubrir los servicios y ciertamente hay un grado de beligerancia que mantiene amenazadas de alguna manera a las autoridades municipales”, señaló.

Por su parte, el rector de la Universidad Autónoma Juan Misael Saracho (UAJMS), Eduardo Cortez, calificó de “un acto de irresponsabilidad” el hecho de persistir en un paro que no representa el sentir de los cruceños.

“Espero que en estos días se apruebe la ley que, de alguna manera, está expresando el sentimiento de la gente, que es publicar los resultados en septiembre de 2024 y a partir de ello aplicar los mismos, tanto para redistribución de escaños como para los recursos a las regiones”, apuntó.

La asambleísta y jefa de la bancada del MAS de Santa Cruz, Raquel Valencia, en una conferencia junto a sus colegas también exigió a Camacho hacer gestión y levantar el paro, ante las  grandes pérdidas económicas y falta de atención a emergencias como la sequía, los incendios y la salud.

“Nosotros solicitamos que se permita de una vez poder circular y se levante este paro porque no es posible seguir perjudicando”, afirmó.

En pasados días, los alcaldes de El Alto, Eva Copa, y de Cochabamba, Manfred Reyes Villa, también señalaron que el paro debería suspenderse por no existir razones que sustenten la medida.