Foto: Gonzalo Jallasi

AB / Ahora EL PUEBLO digital /

Las principales autoridades del Estado Plurinacional de Bolivia pidieron este lunes a la Pachamama y al Tata Inti salud y unidad en el inicio del Año Nuevo Andino Amazónico y del Chaco 5529, con actos ancestrales que se celebraron en las ruinas del sagrado Templo de Kalasasaya, en el municipio de Tiwanaku (La Paz).

“Venimos a Tiwanaku con mucha humildad, con mucho respeto a nuestros achachilas, con mucho respeto para pedirle este Año Nuevo Andino Amazónico mucha salud para el pueblo boliviano. Como nunca, necesitamos de todas las fuerzas, necesitamos y venimos con mucha fe a pedirle a nuestra Pachamama, a pedirle a nuestro Inti, fuerza, salud para seguir avanzando”, manifestó el Presidente.

La autoridad también pidió que la economía boliviana y el proceso de cambio avancen sin contratiempos, por lo que solicitó a los jilakatas, achachilas y amautas su apoyo con la energía espiritual para lograr esos propósitos.

“Sabemos que hay que trabajar, no nos estamos cruzando de brazos, pero necesitamos siempre esta energía que nos va a venir de nuestro Inti”, remarcó.

Por su parte, el vicepresidente David Choquehuanca señaló que el camino del Qhapaq Ñan lleva hacia la unidad, esperanza armonía, bienestar y respeto.

“Hemos venido con mucho respeto a este lugar sagrado para caminar con nuestros abuelos, para caminar con respeto a nuestros pueblos, para caminar con respeto a la lluvia, con respeto a nuestras montañas, a nuestros animales, al abuelo fuego, para caminar con respeto a nuestra Pachamama”, sostuvo.

Con las manos extendidas hacia el cielo, todos los asistentes recibieron los primeros rayos del sol que asomaron por el cerro Lloco Lloco (Tiwanaku) cerca de las 07.17, para recibir la energía del astro rey.

El Templo de Kalasasaya fue el lugar donde se realizaron los actos principales de celebración, donde se entregaron las ofrendas para pedir permiso a la Pachamama con las tradicionales wajtas (mesas), compuestas por dulces que representan cada uno de los deseos, coca, alcohol, vino, flores y sullus (fetos de llama disecados), que posteriormente fueron encendidos para ser consumidos por el fuego.

Los rituales se realizaron como muestra de agradecimiento a la Madre Tierra y al Tata Inti, y fueron acompañados por las ministras de la Presidencia, María Nela Prada; de Culturas, Sabina Orellana; los presidentes de las cámaras de Diputados y Senadores, Freddy Mamani y Andrónico Rodríguez, respectivamente; el canciller Rogelio Mayta; además del embajador de Argentina en Bolivia, Ariel Basteiro; entre otras autoridades nacionales y locales.

En Bolivia, esta fecha se constituye en feriado nacional, con suspensión de actividades, desde la promulgación del Decreto Supremo 173, del 17 de junio de 2009, y Tiwanaku, cuna de la civilización precolombina nacida 10 siglos antes de Cristo, y desaparecida poco antes de la llegada de los incas, es el centro ceremonial donde confluyen las personas para recibir el nuevo año.

La fiesta también se celebra en otros lugares del país considerados sagrados, como la Isla del Sol, en el lago Titicaca; las ruinas de Samaipata, en Santa Cruz; o en Incallajta, en el departamento de Cochabamba.

Esta gestión, por las restricciones impuestas por la pandemia del coronavirus, se limitó la cantidad de personas en los actos preparados para la fecha.

linkedin