Tomas Monasterio, diputado de Unidad Demócrata (UD). Foto: Captura

ABI

Las autoridades departamentales en Santa Cruz esperan una sanción contra el Movimiento Al Socialismo (MAS), de cara a las elecciones generales, tras la aceptación de la demanda de Juntos en el Tribunal Supremo Electoral (TSE).

«Celebramos la admisión de estas denuncias, entonces ahora tenemos que entender de que el MAS no tiene salvación, porque no hay forma alguna de que puedan defender y sustentar una posición en torno a la contravención a la Ley 026, en su artículo 136», destacó el diputado de Unidad Demócrata (UD), Tomas Monasterio.

El artículo 136 de la Ley de Régimen Electoral señala que «se prohíbe la difusión de estudios de opinión en materia electoral cuando: c) Hayan sido encargados, financiados o realizados por organizaciones políticas, candidaturas, misiones nacionales o internacionales de acompañamiento electoral y organismos internacionales».

Monasterio agregó, entonces, que el candidato del MAS «ha sido claro en difundir resultados de encuestas y estudios internos de manera pública, que es algo que está prohibido».

«Entonces, la sanción para esto, es la cancelación de la personería jurídica y su inhabilitación como candidato», agregó.

También dijo que ahora el TSE tiene una prueba de fuego, «para demostrar que están al lado de pueblo, la democracia y la Constitución Política del Estado, o siguen en la lógica del sometimiento al partido político del MAS».

Por su parte, el gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas, recordó dos casos parecidos sucedidos en las últimas elecciones. «En las de 2015 nos borraron de un plumazo a todos nuestros candidatos en Beni, un departamento donde nunca nos habían ganado, debido a un comentario del jefe de campaña».

«También esta la paradoja ocurrida en las elecciones frustradas por el fraude del MAS, donde una ministra pagó para que se publiquen, en la prensa, encuestas realizadas por ellos mismos. Se hicieron todas las gestiones para inhabilitarlos, pero no pasó nada», dijo.