Luis Fernando Cruz Ríos – Edición impresa

La instalación de la aducción 2 que transportará agua desde la represa Misicuni hasta poblaciones de Tiquipaya, Quillacollo y Colcapirhua, del departamento de Cochabamba, tiene un avance del 51%, confirmó ayer una comisión interinstitucional.

“Estamos heredando algunos proyectos con problemas que hay que reconducirlos con algunos ajustes, pero vemos que esta obra anhelada por la zona sur de Cochabamba tiene avances significativos en sus diferentes fases”, aseguró la gobernadora Esther Soria.

La autoridad manifestó que está previsto que esté concluida en mayo de 2020 con una inversión de más de 146 millones de bolivianos.

La inspección con la participación de representantes de la empresa constructora, técnicos de la Gobernación, autoridades ediles y vecinos se inició en el tanque 1 de Colcapirhua, y terminó en la planta de tratamiento de Jove Rancho.

La representante de la OTB, La Frontera, Felicidad Ramos, agradeció a las autoridades por fiscalizar el avance de uno de los proyectos hídricos más importantes del Cercado.

“No tenemos agua de pila, utilizamos de turril, este proyecto es nuestro sueño; ojalá se dé rápido, me da gusto que usted (Esther Soria) como mujer y mamá entienda que si no tenemos agua no hay nada”, sostuvo.