Una granja de pollos en Santa Cruz. (Foto: ADA)

Bolivia Digital

El presidente de la Asociación de Avicultores (ADA) de Santa Cruz, Ricardo Alandia, informó que la baja demanda de pollo durante el período de cuarentena provoca que las granjas no puedan vaciarse y tampoco criar polluelos, lo que ocasionará el desabastecimiento en mayo y junio.

Alandia explicó que las granjas deben dejar un vacío de 20 días antes de volver a criar pollos, una vez que venden la producción anterior, de acuerdo con una norma sanitaria.

Sin embargo, “el Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag) señala que ahora se redujo en 50% la cría de polluelos, eso significa que no habrá suficiente abastecimiento de la carne de esta ave en mayo y junio”, manifestó.

Por otra parte, ante la propuesta de la alcaldesa interina de la capital de Santa Cruz, Angélica Sosa, de que se venda el pollo vivo en los mercados para agilizar la compra de ese producto y así ampliar la demanda, Alandia señaló que sería una medida arriesgada e incluso peligrosa para la salud.

“El Senasag hará conocer en los siguientes días la declaración de Bolivia libre de influenza aviar. Esto se iría al suelo si vendemos el pollo vivo. Es riesgoso vender animales vivos para el consumo, eso se hace en países de Asia”, expresó.

Ante esa situación, dijo que el sector avícola propuso a la Alcaldía cruceña la ampliación de los horarios de atención en los mercados.

“Lo que debemos hacer es que los mataderos trabajen con normalidad y la otra medida sería ampliar el horario de atención en los mercados hasta las 17.00. Ya hemos planteado al ministro —de Gobierno— Arturo Murillo que si por ejemplo los lunes salen las personas cuyos carnets terminan en 1 y 2, los 1 que salgan en la mañana y los 2 en la tarde”, aseveró.

De ese modo ―aseguró― se garantizará mayor venta de pollo y por tanto las granjas no acumularán el ave adulta, lo que abrirá espacio para la cría de nuevos pichones.