Concejo Municipal durante la sesión de ayer. (Foto: RRSS)

• Naira C. De la Zerda/

Concejales de la bancada mayoritaria, perteneciente al partido del alcalde Iván Arias, dieron por terminada la sesión de ayer del Concejo Municipal, en la que se trataría el Plan Operativo Anual (POA) 2023, y se retiraron.

Tras el abandono de los oficialistas, los concejales del Movimiento Al Socialismo (MAS) sufrieron amedrentamientos e intentos de violencia por parte de representantes de las juntas vecinales que articulan el control social, quienes pedían la inmediata aprobación de este POA.

Al grito de “¡que sesionen, carajo, que sesionen, carajo!” personas afines al burgomaestre persiguieron, arrinconaron y trataron de golpear al concejal Javier Escalier, quien tuvo que resguardarse en una tienda, mientras policías contenían a los vecinos enardecidos.

En una conferencia de prensa brindada horas después por cuatro de los cinco concejales del MAS, la concejala Roxana Pérez Del Castillo aclaró que la bancada oficialista, al ser mayoría, no requiere de los votos minoritarios para aprobar el POA 2023.

“El municipio tiene hasta el 9 de septiembre para enviar al Ministerio de Economía el POA del próximo año; sin embargo, este ha sido observado, no solo por nosotros, sino por los mismos concejales del señor Arias, que no quieren comprometerse aprobando en el Concejo un plan mal diseñado”, detalló la concejala.

El concejal Javier Escalier es escoltado por policías tras la agresión en su contra.

Los asambleístas municipales opositores advirtieron que sus colegas oficialistas quieren culparlos porque este documento no fue aprobado en el pleno. La bancada de Arias desinforma a la población y busca dar a entender que el alcalde se ve obligado a promulgar el POA 2023 de oficio. 

El motivo por el que la sesión no pudo llegar a votar ni un orden del día fue porque los legisladores del MAS solicitaron tratar, antes que el POA 2023, una propuesta de Ley de Fiscalización y Desburocratización del municipio paceño.

“Lo más correcto para La Paz es aprobar una Ley de Fiscalización al POA, no podemos permitir que 2 mil millones de bolivianos sean utilizados sin control y desmesura”, argumentó la concejala Pérez Del Castillo durante la sesión.

Según la legisladora, es una sorpresa que representantes del control social presionen con violencia para la aprobación de un Plan Operativo Anual para la próxima gestión, cuando el POA 2022 solo tiene una ejecución de obras del 16%.

Además, recordó que en el diseño del POA 2023 hay recortes significativos en salud, educación y prevención de riesgos, mientras que el presupuesto para diferentes tipos de consultorías subió en más de un 80%.

“Quieren aprobar un plan que solo le da de presupuesto tres millones de bolivianos al Bioparque Vesty Pakos y que reduce aún más el financiamiento a Zoonosis, con la complicidad de representantes vecinales que tienen antecedentes y que cobran dineros de la alcaldía”, concluyó Pérez Del Castillo.