Embajador de Argentina en Bolivia, Ariel Basteiro. (Foto: RRSS)

Jeovana Bernabé B. / Ahora EL PUEBLO digital /

El embajador de Argentina en Bolivia, Ariel Basteiro, informó este viernes que el arma con el que apuntaron a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner estaba cargada con cinco balas y no se disparó. Lamentó el intento de magnicidio contra la autoridad y perdió que se investigue el hecho.  

“No fue más grave porque la suerte corrió del lado de Cristina (Fernández de Kirchner), el arma no disparó fue engatillada (…) estuvo cerca de ser una tragedia mayúscula” dijo el diplomático argentino a Bolivia TV.

“Argentina entró en estado de shock por un intento de magnicidio que se llevó delante por parte de un fanático motorizado por el discurso de odio y rechazo a Cristina por parte de los sectores de oposición o de los grandes medios de comunicación argentinos, terminó llevando un acto criminal”, agregó.

Ayer jueves, el presidente de Argentina, Alberto Fernández, confirmó que el arma estaba cargada con cinco balas, por motivos que se desconocen, no se disparó. Para este viernes el Gobierno argentino decretó feriado nacional para que la población pueda mostrar “su solidaridad” con la vicepresidenta por el intento de magnicidio.

Basteiro, también se refirió a los gobiernos progresistas en América Latina, subrayó que: “Es la preocupación de la derecha, saben que los pueblos siguen eligiendo a los presidentes que le han dado respuestas, le han solucionado en muchos casos la vida, como pasó en Brasil, pasa en Bolivia, en Argentina”.

A criterio del diplomático, la derecha no entiende que, “pese a poner mucho dinero, estructura, aparato mediático, influencia de la peor manera a los pueblos, se siguen expresando a favor de los líderes que caracterizaron a América Latina por tener gobiernos progresistas y dar avances significativos”.