Infografia: Yuri Rojas

• Franz Acarapi

Las remesas enviadas a Bolivia por los trabajadores que residen en el exterior alcanzaron a $us 338,2 millones el primer trimestre de este año, éste es un incrementó en 18,5% respecto a similar periodo de 2020, cuando el monto fue de $us 285,4 millones, señala un reciente informe del Banco Central de Bolivia (BCB).

De acuerdo con el ente emisor, el incremento de las remesas familiares se debe a que desde principios de 2021 las economías emisoras iniciaron las campañas de vacunación masiva contra el coronavirus (Covid-19), lo que coadyuvó en la reactivación de las actividades económicas y la reanudación de los envíos de divisas, contrariamente a lo ocurrido en similar periodo de 2020, cuando comenzaron a implementarse las medidas de distanciamiento físico y el cese de industrias y empresas.

Las remesas son entendidas como el envío o transferencia de recursos económicos —dinero— de un ciudadano emigrante a su país de origen, normalmente a sus familiares, con la finalidad de solventar gastos básicos.

Los datos del BCB señalan que por país de origen, las remesas enviadas a Bolivia en el primer trimestre provinieron principalmente de España en 35,4%, seguido de Chile 20,6%, Estados Unidos (EEUU) 19,5%, Argentina 5,2%, Brasil 4,4% y otros países 14,9%.

“Cabe destacar que la mayor participación en los envíos desde Chile y EEUU refleja el éxito en sus campañas de vacunación”, menciona el reporte.

Por destino, Santa Cruz registra la mayor parte de las remesas con el 49,6% del total enviado al país, seguido de Cochabamba 27,0%, La Paz 10,7% y el resto de las regiones  que concentra el 12,7%.

El analista económico Miguel Ángel Marañón explicó al periódico Ahora EL PUEBLO que el crecimiento de las remesas es el reflejo de la recuperación de la economía del mundo, en contraste con la reducción que se registró al inicio de la pandemia, aproximadamente desde noviembre de 2019 y en 2020, cuando los países sufrieron una contracción económica.

“Con el incentivo de las vacunas y con esto de que la humanidad ya sabe enfrentarse mejor al virus, la economía mundial mejora. Cuando mejora la economía mundial, todas las actividades económicas empiezan a repuntar. En ese aspecto, las remesas, que no es nada más que la transferencia de los dólares que hacen las familias en el exterior a sus familiares en Bolivia, se incrementan”, indicó.

Impulsa la demanda interna

De acuerdo con Marañón, las remesas enviadas por los connacionales que residen en el exterior son importantes para la economía nacional, porque aumenta el nivel de divisas en el mercado y fortalece la política de bolivianización, teniendo en cuenta que una determinada cantidad de moneda extranjera que ingresas al país es gastada en bolivianos.

“En Bolivia recibimos —por decirle un número— mil dólares de nuestros familiares de afuera, no gastamos los mil dólares, gastamos en bolivianos, porque nuestra economía está bolivianizada, entonces esos mil dólares empiezan a reforzar nuestras reservas (internacionales), unas reservas que también decayeron como producto de la pandemia y peor por el confinamiento al que nos sometió el anterior régimen (de gobierno)”, sostuvo el economista.

Agregó que este flujo de dinero en remesas dinamiza la demanda interna porque fortalece la economía familiar y, por lo tanto, aumenta la demanda de bienes y servicios, es decir el consumo dentro del país, y la “economía empieza a reactivarse”.

El primer bimestre de este año (enero-febrero) las remesas alcanzaron a $us 220,2 millones, mayor en 6,3% respecto a similar periodo de 2020 ($us 207,2 millones).

El presidente Luis Arce destacó el incremento de estas divisas y señaló en su cuenta de Twitter: “Entre todas y todos estamos superando la crisis económica. Al primer bimestre de este año, los recursos que llegaron a Bolivia de nuestros connacionales residentes en el extranjero ascendieron a $us 220,2 millones, 6% más que en el mismo periodo de 2020”.

LinkedIn