Más de 71 médicos fueron dados de baja por el virus. (Foto: Sedes de Beni)

Veiska Soto / Bolivia Digital

El director del Servicio Departamental de Salud (Sedes) de Beni, Jorge Gómez, afirmó que con la declaratoria de desastre sanitario en el departamento se podrán liberar recursos económicos; sin embargo, enfatizó que es urgente atender la falta de recursos humanos en el área de salud.

“Ambos gobiernos han decidido declararse en desastre para poder hacer la liberación de recursos (…), para que la gente vea que no es tanto el recurso económico, sino la carencia de personal en salud lo que nos está llevando a tener este problema”, subrayó.

Gómez informó que luego de tres semanas de intenso trabajo, el 50% de los médicos y 40% de enfermeras tiene baja médica por haber contraído el virus, en contraposición a la demanda de atención de pacientes por coronavirus que subió un 300%.

“Cuando estábamos con toda nuestra capacidad atendiendo, a nosotros ya nos hacían falta médicos, enfermeras, auxiliares y todo el personal de salud, con este personal diezmado no podemos cubrir o darle a la población la atención que necesita”, afirmó.

La autoridad responsable de la salud en el segundo departamento de mayor incidencia de COVID-19 en Bolivia, afirma que Beni no necesita tanto recurso económico, sino que necesita la ayuda de gente que se traslade a ese departamento y dé una mano para poder trabajar.

“Aquí, en el edificio del Sedes, estamos con más de 16 personas de baja y tenemos tres veces más el trabajo a nivel departamental. Con todo el personal estamos tomando más de 1.800 muestras y eso nos está saturando el sistema de salud”, puntualizó Gómez, quien lamentó que ese departamento esté sufriendo las consecuencias de 41 días de no haber actuado para contener la pandemia.