La sede del Banco Interamericano de Desarrollo. (Foto: BID)

 

Bolivia Digital

La alta gerencia del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) resolvió “revisar” la compra de los respiradores que iban a ser utilizados para pacientes con coronavirus, una vez que surgieron señales de posibles irregularidades en el proceso, refiere un comunicado de esa entidad financiera internacional.

“La alta gerencia del BID decidió revisar el caso, que a su vez fue remitido a su Oficina de Integridad Institucional, la cual lleva a cabo investigaciones y recomienda sanciones públicas a empresas e individuos que cometen prácticas prohibidas en licitaciones financiadas por el banco. Dicha oficina está evaluando la información pertinente para determinar si se cometieron prácticas prohibidas en este caso”, refiere la nota pública.

En otra parte de la misma expresa que el BID “ve con preocupación” las informaciones sobre posibles irregularidades en la adquisición de respiradores realizada por el Ministerio de Salud de Bolivia con recursos de financiamiento de esa entidad financiera, “y respeta las medidas de fiscalización que las instituciones públicas del país están tomando para aclarar el caso”.

La nota agrega que, el lunes 18, el BID examinó el proceso de adquisición de acuerdo con los procedimientos convenidos con el Gobierno de Bolivia, el cual fue responsable de estas compras a través de su agencia ejecutora. “Dicha licitación se realizó en el marco del apoyo que se le está dando al país para hacer frente a la emergencia provocada por la pandemia del coronavirus”, agrega.

Por instrucción de la presidenta Jeanine Áñez, el caso es investigado “hasta sus últimas consecuencias” y se busca recuperar el dinero que fue invertido en la compra de estos equipos que llegaron a Bolivia desde España el pasado jueves, en una cantidad de 170, los que ya empezaron a ser distribuidos en los diferentes departamentos para que sean utilizados en pacientes que padezcan el virus. Entre las primeras medidas asumidas fue separar a Marcelo Navajas del Ministerio de Salud, que a la fecha se encuentra en calidad de detenido, mientras se culmina con la toma de declaraciones de otras personas sospechosas.