El viceministro Benjamín Blanco en entrevista con Ahora El Pueblo.

• Gabriela Ramos /

Una de las acciones que consolidará la apertura de la Comunidad Andina de Naciones (CAN) a otros bloques será la integración comercial entre los países miembros, de modo que los productos de la región andina como la quinua o la lana de camélidos tengan su propia identidad, su marca andina, destacó el viceministro de Comercio Exterior, Benjamín Blanco.

Viceministro, ¿cuál es el balance que se tiene sobre la participación del presidente Luis Arce en el XXII Consejo Presidencial de la Comunidad Andina de Naciones (CAN), así como la recepción de la agenda de 10 puntos para fortalecer ese organismo?

Benjamín Blanco (BB).  El presidente Luis Arce ha asumido el liderazgo de la CAN a través de las propuestas que presentó, propuestas concretas que fueron adoptadas en la declaración, existe ahora una nueva agenda de integración, un nuevo curso que se le da a la Comunidad Andina, en un contexto geopolítico que ahora es distinto, con otras fuerzas políticas.

Recién asumió Gustavo Petro la presidencia de Colombia y eso le da un impulso interesante a la CAN, sobre todo en lo que es la integración productiva.

Se tiene una declaración adoptada por cuatro presidentes y esa declaración refleja esos puntos hechos por el presidente Arce que le dan un nuevo enfoque a la integración.

El viceministro de Comercio Exterior, Benjamín Blanco.

¿Cómo fue recibida la propuesta de abrirse a otros organismos de integración como el Mercosur y la Unión Europea (UE)?

(BB). Sobre el relacionamiento con terceros, el Presidente ha propuesto un diálogo con la UE y la Comunidad Euroasiática, pues en el diálogo birregional se tiene mayor solidez que por separado.

La idea es que la Comunidad Andina empiece a tener reuniones que van a ser anuales con la UE como con otros bloques de integración. También se planteó un trabajo de acercamiento y convergencia con el Mercado Común del Sur (Mercosur).

En  América del Sur tenemos dos grandes bloques, que son la CAN y el Mercosur. Bolivia es miembro pleno de la CAN y está en proceso de adhesión al Mercosur. La idea es que Bolivia sea el eje articulador entre ambos bloques.

Arce hizo énfasis en la necesidad de potenciar la CAN para hacer frente a la actual coyuntura mundial. ¿Qué aspectos implica esta propuesta?

(BB). Se hizo énfasis en encarar un proceso de reflexión que permita reestructurar la CAN en función a los nuevos desafíos que se tiene en el contexto global. La CAN ya tiene 53 años y su estructura no corresponde necesariamente a las necesidades que se tiene y hubo un consenso entre los presidentes para hacer una revisión de su conformación. Tanto de la Secretaría General como de toda su estructura.

Esta propuesta de apertura de la CAN hacia otros bloques de integración en el mundo, ¿cómo se concretará en la realidad?

(BB). El presidente Arce propuso continuar trabajos para coadyuvar en el sector turismo, trabajar rutas andinas para promocionar la oferta turística andina, en vista de que cada país hace sus esfuerzos para ofrecer sus destinos turísticos. La idea es encarar un trabajo de promoción conjunta para que los paquetes turísticos incluyan a más de un país, dado que las riquezas turísticas que tenemos son bastante amplias y que se pueda ofrecer al mundo una ruta completa y varias rutas que incluyan a varios de los países andinos.

Todas estas propuestas fueron adoptadas en la declaración de la CAN y ahora todos los organismos que forman parte de ella empezarán a trabajar en función a este nuevo impulso que se da a la integración.

Hay que destacar el rol, el liderazgo del Presidente para la conducción y reorientación en el proceso de integración, más aún en estos momentos de crisis que debemos enfrentar como bloques, tratar de implementar medidas para la seguridad alimentaria, la producción agrícola, la innovación tecnológica y otras tareas que innovará la CAN.

Esta situación, el relacionamiento de bloques a bloques, ¿qué mercados permitirá abrir y a qué productos beneficiará?

(BB). Lo que se prioriza son las manufacturas, son los productos con valor agregado. La idea es encontrar posibilidades de encadenamiento productivo, que podamos tener productos que sean de origen andino, que utilicen insumos de varios países y que se realice la producción en varios países para poder ser exportados, por ejemplo la quinua que en este momento es más una competencia entre países por el factor de precios. La idea es consolidar una producción andina y consolidar un producto andino que sea reconocido en mercados de la Unión Europea y otros.

Es decir, ¿ampliar la marca andina a las manufacturas producidas en los países de la CAN?

(BB). Así es. Consolidar una marca andina, una identidad andina de nuestra producción, además de la oferta turística.