Jugadores del Girona y Bolívar en la previa del cotejo amistoso. (Foto: Girona FC)

• Reynaldo Gutiérrez/

Pese a perder ante el Girona FC por 0-2, Bolívar dejó una buena impresión en la minigira que hizo por Europa y finalizó con el segundo encuentro amistoso que se disputó ayer en el estadio español Palamós Costa Brava desde las 15.00, hora boliviana.

Fue un partido atractivo e interesante, jugado a buen ritmo, con buen toque de balón y con sensaciones de gol sobre ambas porterías.

El cuadro celeste presionó y generó situaciones de gol en el primer cuarto de hora, reaccionó el local, equilibró el juego y después pasó a tener la posesión de la pelota y llegó con peligrosidad sobre el arco de Rubén Cordano.

A los 4 minutos, Francisco Da Costa tuvo la oportunidad de inaugurar el marcador para Bolívar, pero su remate salió apenas desviado. Cinco minutos después, Alberto Guitián cometió un grueso error al ceder un balón atrás para Cordano, se anticipó Valentín Castellanos y por hacer una de lujo (de rabona) desperdició el gol.

A los 19 minutos, Urenda disparó de zurda, Cordano desvió el balón y pegó en el poste, el rebote chocó en el hombro de Sebastián Reyes y dejó servida para la cabeza de Castellón, que marcó el 1 a 0.

En el complemento Bolívar igualó el juego con el ingreso de Antonio Melgar y Bruno Savio, pero no encontró la fórmula para llegar al gol. A los 51’, en una jugada intrascendente, Miguel Gutiérrez levantó un centro y Guitián en su afán de despejar al córner mandó el balón a su arco para el 0-2 definitivo, porque a los 75 minutos, debido a un apagón el árbitro Álvaro Moreno, previa consulta con los organizadores, dio por concluido el cotejo.

La delegación de la Academia retornará al país este lunes.