(Fotos: Marka Registrada)

• Reynaldo Gutiérrez/

En partido con muchos ingredientes de lo bueno y lo malo, Bolívar y Wilstermann igualaron 1 a 1 en el cotejo de la fecha 20 del torneo Clausura que se disputó anoche en el estadio Félix Capriles de Cochabamba.

El más perjudicado con el empate es la Academia, que no pudo retomar la punta del campeonato en juego.

Lo que pintaba para ser un gran encuentro, con buen fútbol, se empañó por la reacción de quienes no fueron protagonistas directos del juego. El delegado del equipo celeste José María Antezana y los asistentes de los dos equipos mostraron el lado negativo para que en el cotejo haya agresión física y verbal.

Después, la provocación se trasladó al campo de juego con el cabezazo de Raúl Castro sobre Leonel Justiniano y la fuerte falta sobre un rival del bolivarista Sebastián Reyes, a quienes les costó la expulsión.

En lo mejor del compromiso, Bolívar tuvo la posesión de la pelota, pero careció de efectividad en la ofensiva ante un rival que se plantó bien en la defensa, con buena marca y salida rápida por las bandas, aunque generó pocas situaciones de gol.

La primera clara situación de gol la tuvo la Academia a los 43 minutos del primer tiempo, con un disparo a quemarropa de Diego Bejarano que el golero ‘Pipo’ Giménez en gran reacción echó la pelota al córner.

En el complemento se mantuvo el ritmo y el equipo celeste llegó al gol mediante un tiro penal. Maximiliano Ortiz en su afán de despejar el balón golpeó con brusquedad y en la espalda a Roberto Fernández dentro el área. El árbitro Rafael Subirana sancionó la pena máxima. Ejecutó Bejarano y marcó el 1 a 0 para Bolívar.

A los 67’, César Menacho remató de bolea y el arquero celeste Rubén Cordano salvó la caída de su arco.

A los 94’, Luis Vargas disparó y la pelota pegó en la mano derecha de José Sagredo dentro del área, y Subirana sancionó penal. Tomó la responsabilidad Serginho, quien con un tiro bajo y esquinado anotó el 1 a 1.

Antes del final fueron expulsados Raúl Castro de Wilstermann y Sebastián Reyes de Bolívar.

En la última jugada de la noche, Vladimir Castellón envió un centro bajo para Humberto Osorio, quien disparó, el balón pegó en el poste y el rebote fue a parar a las manos de Cordano, en una milagrosa salvada, con la que finalizó el cotejo.

(Foto: Marka Registrada)