DEP 1 - FOTO 1 - CONEJO

La Paz / Redacción

Bolívar sufrió para vencer a Nacional Potosí por 2-1 y se mantiene en la pelea por el título del campeonato Clausura. El partido de la fecha 24 se disputó en el estadio Hernando Siles.

A dos jornadas del final del torneo, el Celeste es segundo en la tabla de posiciones con 52 puntos, a dos de diferencia del líder Wilstermann, que ayer también logró una ajustada victoria sobre Sport Boys (3-2).

Ayer jugó un desconocido equipo celeste, con muchas imprecisiones y poco fútbol, desconectado entre sus líneas y con falta de gol. Las ganas e ímpetu de Juan Carlos Arce y Erwin Saavedra no fueron suficientes para levantar a un grupo decaído anímicamente después de la derrota en el clásico ante The Strongest.

Nacional pudo ganar, pero no se le dio por el exceso de individualismo en sus delanteros, a quienes les faltó agallas para definir las opciones que generaron en la parte final.

El partido comenzó con la esperanza de buen fútbol y goles al por mayor, porque a los 3 minutos, la Academia se puso en ventaja. Leonardo Vaca levantó un centro intrascendente al área del rival, y Mauricio Cabral, en el afán de dominar la pelota, tocó con la mano y el árbitro sancionó la pena máxima, que el ‘Conejo’ Arce transformó en gol. 

El envión anímico no fue bien capitalizado por el local ni la visita reaccionó para emparejar el marcador, por lo que el fútbol se adormiló y se tornó un tanto aburrido.

En el complemento, a los 47’, Vladimir Castellón tuvo la mejor oportunidad de ampliar la ventaja, pero definió mal ante un buen pase filtrado de Hernán Rodríguez.

Después, el dominio pasó a poder del equipo potosino, que con buen toque llegó en varias ocasiones sobre el arco de Leonel Moreira, hasta que a los 55’, Víctor Galaín anotó de cabeza la igualdad ante la pasividad de la zaga bolivarista.

En acciones seguidas, Bruno Pascua, Enzo Maidana y Edson Pérez dispusieron de sendas oportunidades para desnivelar el tanteador, pero les faltó personalidad para definir.

La Academia reaccionó y de la mano de Arce y Saavedra, con cierto desorden, llegó sobre el arco de Javier Rojas y la porfía tuvo su premio a los 86’, con otro gol del Arce que puntilló el balón tras un rebote para el 2-1 agónico.