El mandatario argentino, Alberto Fernández. (Foto: El País)

EFE / Bolivia Digital

El Gobierno de Bolivia criticó este sábado lo que consideró «actitudes injerencistas» del presidente de Argentina, Alberto Fernández, tras sus declaraciones en una reciente reunión virtual de políticos pertenecientes al Grupo de Puebla.

«El presidente @alferdez insiste en actitudes injerencistas, llamando a grupos afines a desestabilizar gobiernos vecinos legítimos», escribió en Twitter la canciller boliviana, Karen Longaric.

“Bolivia rechaza esta conducta contraria al derecho internacional, que se suma a la protección de los actos sediciosos de Evo Morales en Argentina”, agregó la Ministra.

 

Longaric incluyó en su mensaje una publicación de prensa que señala que Fernández solicitó la cita para que Bolivia, Ecuador y Colombia se unan en una oposición para derrotar a la «derecha conservadora».

En una reunión celebrada el viernes de forma virtual, los líderes progresistas de 14 países debatieron formas de enfrentar la crisis sanitaria y económica generada por el COVID-19, que golpea fuertemente también a Latinoamérica.

En el encuentro, Fernández recalcó que «el gran secreto para que América Latina pueda asumir este desafío es que las fuerzas progresistas se unan» ante la adversidad.

«Si las fuerzas progresistas no se unen, estamos ayudando mucho a que la derecha conservadora sobreviva y siga manejando las cosas como las viene manejando», agregó el Mandatario argentino.

El Gobierno de Jeanine Áñez ha transmitido varias veces al Gobierno argentino su molestia por permitirle al exdignatario boliviano Evo Morales, quien está en ese país desde noviembre, hacer declaraciones como las de enero, cuando mencionó la necesidad de crear «milicias armadas del pueblo» en Bolivia al estilo de las de Venezuela, un comentario por el que luego se disculpó.

La protesta más reciente fue en abril, cuando el Ejecutivo del Estado Plurinacional envió una nota a la Argentina ante nuevas declaraciones de Morales consideradas políticas y que «comprometen la seguridad» del país, sin saber hasta el momento de qué estatus goza el exgobernante en la nación vecina.