(Foto: Ministerio de Culturas)

• Estéfani Huiza Fernández/

Cinco producciones audiovisuales bolivianas compiten en la edición 43 del Festival de Cine de La Habana, Cuba, que se celebrará del 1 al 11 de diciembre de este año. El largometraje Los viejos soldados, del realizador Jorge Sanjinés, también participará en el evento en la sección Entornos del Apartado Presentación Especial.

En esta edición, el festival recibió más de 2.000 obras inscritas y alrededor de 200 carteles y guiones. La selección oficial integra un total de 185 títulos, de ellos 103 están en concurso latinoamericano y 15 en ópera prima. Alberto Ramos Ruiz, programador del Festival, destacó los recorridos exitosos que han tenido los filmes que integran la selección oficial, como es el caso de Utama, del director boliviano Alejandro Loayza Grisi.

“Bolivia y Costa Rica son las grandes sorpresas de la edición. Costa Rica presenta Domingo y la niebla en el concurso latinoamericano y dos óperas primas: Clara sola (Nathalie Álvarez Mesén) y Tengo sueños eléctricos (Valentina Maurel), mientras que Bolivia trae la ópera prima Utama (Alejandro Loayza Grisi) y el largo de ficción El gran movimiento (Kiro Russo)”, agregó Ramos en la presentación oficial del evento que fue transmitida por las redes sociales del festival.

Otra de las películas bolivianas que competirá del festival es Pseudo, del director Gory Patiño, la cinta está dentro de la categoría Latinoamérica en Perspectiva. A ella se unen, en la sección Guiones en Competencia, los proyectos Familia, del realizador boliviano Marcelo Landaeta, y Tailón, de Rodrigo Alfredo y Alejandro Patiño Sanjinés.

En la Sección Entornos / Presentación Especial, se estrenará el largometraje de Jorge Sanjinés Los viejos soldados. El filme representa la vuelta del director más laureado de la historia del cine boliviano, cuyo aporte a la cinematografía nacional trasciende fronteras. La cinta se produjo desde 2019 junto al grupo Ukamau y cuenta la amistad de dos soldados que surge en plena Guerra del Chaco, en 2020 la posproducción se paralizó por presupuesto.