Una de las celebraciones del Año Nuevo Andino Amazónico Chaqueño.

• Redacción Central /

Debido a la pandemia, esta vez gran parte de las celebraciones por el Año Andino Amazónico Chaqueño 5529 se desarrollará de manera virtual.

Está previsto que el acto principal, como cada año, se organice en Tiwanaku, departamento de La Paz, con la presencia del presidente Luis Arce Catacora.

Una resolución propuesta por Bolivia durante el gobierno del exmandatario Evo Morales (2006-2019) condujo a que Naciones Unidas declarara el 21 de junio como el Día Internacional de la Celebración del Solsticio de Invierno en sus diferentes manifestaciones.

De esa forma, alentó a los Estados miembros del organismo internacional a encarar esfuerzos para promover y preservar la celebración del solsticio a través de eventos anuales.

Este 21 de junio, feriado nacional, Bolivia comienza temprano la jornada con celebraciones en otros lugares considerados sagrados, como la Isla del Sol, en el lago Titicaca, en el departamento de La Paz; las ruinas de Samaipata, en Santa Cruz; o en Incallajta, en Cochabamba.

Los pueblos andinos, amazónicos, guaraníes y otros conmemoran la fecha para renovar su compromiso de cuidar los ecosistemas en los cuales conviven, según exponen los historiadores.

Fernando Huanacuni, un activista político de la cosmovisión andina, explica que el calendario andino amazónico, de característica lunisolar (que está marcado por las fases del sol y las fases de la luna) basa su representación en los equinoccios y solsticios que son cuatro demarcadores del año y que denotan los aspectos de inicio y finalización.

“Los pueblos ancestrales han mantenido hasta ahora estos calendarios porque aún continúan los ritmos demarcadores de la vida, por lo tanto el 21 de junio se están preparando en los distintos sitios donde se hacen rituales para dar inicio al recorrido del padre Sol, por lo tanto, eso también va a permitir entrar en una nueva etapa, en un nuevo ciclo”, explicó.

El experto recordó que todos los calendarios ancestrales están basados en el Solsticio de Invierno, en todo el hemisferio sur, que se inicia el 21 de junio; en el hemisferio norte comienza el 21 de diciembre.

La celebración está ligada a una referencia astronómica en la que el Solsticio de Invierno, fuente de energía y renovación espiritual, registra como fenómeno natural entre el 20 y 23 de junio en el hemisferio sur, para dar inicio a un nuevo ciclo agrícola.

linkedin