Un lote de insumos y equipos de respiración que llegaron al país en marzo gracias a la cooperación china. Foto: Twitter Cancillería.

Gabriela Ramos/Bolivia Digital

El embajador de Ciencia, Tecnología e Innovación, Mohammed Mostajo-Radji, explicó que el Gobierno coordina el traslado de los insumos y equipos que adquirió para reforzar el sistema de salud pública mediante vuelos chárter, debido a que no hay aeronaves bolivianas con la capacidad de llegar a los países donde se aprovisionan estos artículos, como ser China.

Mostajo explicó que el tema del transporte es una de las dificultades que el Gobierno boliviano tuvo que sortear para hacer llegar este equipamiento, cuya primera parte se prevé arribe al país al final de la próxima semana.

“El tema del transporte también ha sido un factor que nos afectó y no permitió que hagamos llegar los equipos lo más rápido posible. Ningún avión boliviano llega a China directamente, entonces es necesario hacer escalas, contratar otro tipo de aviones cargueros para traer estos equipos. Por esto se asignó a una persona dentro de la AISEM (Agencia de Infraestructura en Salud y Equipamiento Médico) para que coordine estos vuelos”, señaló.

La próxima semana está prevista la llegada de los primeros 90 respiradores, de un lote de 500 equipos adquiridos por el Gobierno para reforzar las unidades de terapia intensiva y absolver el déficit existente en Bolivia, que es de 1.100 camas en cuidados intensivos.

En este lote también se incluyen monitores para instalar centrales en los 62 hospitales centinelas contra el coronavirus, que permitirán a los profesionales médicos y enfermeras aliviar su trabajo y reducir la exposición al virus.

Estos equipos son precisos para atender los casos de coronavirus grave, pues estos pacientes sufren complicaciones de tipo respiratorio, que pueden ir desde una neumonía atípica, que hacen necesario el uso del instrumental para salvar la vida del paciente.

Mostajo aclaró que, aunque los vuelos chárter no son provistos por el Gobierno nacional, debido a sus dificultades, el coordinador posibilita que estos vuelos traigan la mayor cantidad de la adquisición posible, de acuerdo a la disponibilidad de los proveedores.

El embajador boliviano mencionó la complejidad que implicó para el actual gobierno adquirir insumos y equipos en la actual coyuntura mundial, en la que existe mucha demanda, pues todos los países requieren reforzar sus sistemas de salud ante la pandemia del COVID-19.

“Algo que es importante que se entienda es que actualmente el mercado de equipos e insumos médicos es como una bolsa de valores, los precios cambian, los tiempos de entrega cambian y por más que queramos hacerlo lo más rápido posible no siempre es posible porque la situación mundial nos afecta”, indicó.

El arribo de los equipos, para la próxima semana, fue confirmado por el Encargado de Negocios en China, en declaraciones reproducidas por medios de prensa.

Una vez que los respiradores arriben al país, el Gobierno los completará con el instrumental necesario para una cama de terapia intensiva, como ser un monitor de signos vitales, gasómetro, etc.

Además de la compra, Bolivia aguarda que el Gobierno de Estados Unidos (EEUU) envíe otros 250 respiradores, comprometidos por el presidente de esta nación, Donald Trump, a través de un contacto telefónico con la presidenta Jeanine Áñez.

De acuerdo con el rol preliminar de arribos de la carga médica, el próximo cargamento traerá otros 176 respiradores y de manera sucesiva llegarán estos aparatos, cada tres semanas, hasta completar el total de la adquisición.

Mostajo prevé que, en el peor de los casos, los últimos respiradores, equipos e insumos comprados estarán en el país entre mediados y finales de junio.