Pol 12 f1

 

Redacción central – Edición impresa

El Gobierno de Bolivia presentó ayer una nota de protesta formal a su similar de México por la violación de los principios del asilo político que comete el expresidente del Estado Evo Morales.

Para ello, la ministra de Relaciones Exteriores, Karen Longaric, citó a la embajadora mexicana en La Paz, María Teresa Mercado.

“Hoy día (por ayer) le pedí a la Embajadora de México que me visite para entregarle una nota de protesta categórica del Gobierno de Bolivia a México, manifestando preocupación porque se está rompiendo el principio del derecho de asilo político”, dijo la canciller Karen Longaric a Bolivia TV.

Luego de renunciar a la presidencia, el 10 de noviembre, Evo Morales viajó a México donde se encuentra en condición de asilado político.

Desde que se instaló en ese país, Morales realizó varias declaraciones que, según el Gobierno de transición, llaman a la violencia y no contribuyen a la pacificación que se busca en territorio nacional.

Longaric dijo además que Morales no puede emitir ninguna opinión política sobre los asuntos de Bolivia ni incitar a movilizaciones al estar en asilo.

Horas después, el Ministerio de Relaciones Exteriores del Estado Plurinacional de Bolivia emitió un comunicado en el que confirmó que presentó protesta formal ante el estado de México por la “violación de los principios que rigen la institución de asilo político”.

Expresó además “su profunda molestia, pidiendo que se cumpla con estas normas y principios del Derecho Internacional, honrando los lazos de cooperación y amistad que históricamente han caracterizado la relación entre ambos países”.

El comunicado alude de manera puntual a la difusión de un video en los medios de comunicación y redes sociales, el día 20 de noviembre de 2019, que “muestra actividad conspirativa realizada por el señor Evo Morales Ayma”.

“Las manifestaciones y actos efectuados por el señor Evo Morales contravienen su condición de asilado político. Como muestra el video, el señor Evo Morales incita a la violencia desde México, lo que atenta contra la estabilidad del Gobierno constitucional, la paz social y los derechos humanos del pueblo boliviano”, indica la Cancillería.

El Gobierno boliviano señala que el Estado de México ha desconocido la Declaración sobre el Asilo Territorial, adoptada por la Asamblea General en su resolución 2312 (XXII), de 14 de diciembre de 1967, que resalta los principios de Naciones Unidas y que en su artículo 4 señala: Los Estados que concedan asilo no permitirán que las personas que hayan recibido asilo se dediquen a actividades contrarias a los propósitos y principios de las Naciones Unidas. (Mantenimiento de la paz y la seguridad internacional, fomento de relaciones de amistad, y no injerencia en la política interna de otros países).