Por: Armando Aquino /

La marcha patriótica e histórica que llegó a la ciudad de La Paz el pasado lunes partiendo de Caracollo —200 kilómetros—, compuesta por más de un millón de bolivianos, campesinos, aimaras, quechuas tupi guaraníes, originarios, “Bartolinas”, petroleros, mineros, fabriles, transportistas, gremiales y profesionales, de todas las nacionalidades y organizaciones sociales existentes en nuestro Estado Plurinacional de Bolivia; vista por el mundo entero; ha demostrado sin dudas de ninguna naturaleza que BOLIVIA ESTÁ UNIDA POR LA DEMOCRACIA Y LA JUSTICIA. Como se pasa a analizar:

Esa MARCHA PATRIÓTICA, histórica y multitudinaria, teniendo presente que la unión en política y geopolítica es la cualidad y sentimiento de no permitir la división, desmembración, separatismo, ni golpes de estado en Bolivia, hizo ver a propios y extraños que BOLIVIA ESTÁ UNIDA como nunca antes, con el 90% de su población, que son precisamente los marchistas que representan a los 9 departamentos; cuya unidad está establecida en el artículo 1 de la Constitución Política del Estado. El 10% restante que no marcharon -aunque se dice que algunos si-, conformado por los políticos de la derecha fascista y sus adláteres, no tiene ningún valor cuantitativo ni cualitativo en los gobiernos democráticos que son el gobierno de las mayorías, solo valen en las: dictaduras, tiranías, aristocracia y monarquías (reinados) -no hay reyes en Bolivia-, consiguientemente se equipararía a las ovejas descarriadas que la Biblia en 1 Pedro. 2.25 dice: “Porque vosotros erais como ovejas descarriadas, pero ahora habéis vuelto al Pastor y Obispo de vuestras almas”, y en San Lucas 15.4. dice: “¿Qué hombre de vosotros, teniendo cien ovejas, si pierde una de ellas, no deja las noventa y nueve en el desierto, y va tras la que se perdió, hasta encontrarla? 6. Y al llegar a casa, reúne a sus amigos y vecinos, diciéndoles: Gozaos conmigo, porque he encontrado mi oveja que se había perdido”.

Las declaraciones patrióticas de los marchistas, han demostrado a los enemigos de la democracia, que cualquier golpe de estado y separatismo en Bolivia, está rechazado definitivamente, por atentar contra la unidad y la democracia en todas sus acepciones, y porque el objetivo de los políticos golpistas que balbucean el federalismo, es ser impunes por los delitos denunciados en su contra y probados con informes jurídicos nacionales e internaciones. Consiguientemente, no hay duda de que BOLIVIA ESTÁ UNIDA POR LA DEMOCRACIA; aunque los opositores digan lo contrario mintiendo por todos los medios a su alcance.

Considerando los pedidos clamorosos de justicia durante la marcha patriótica, exigiendo la aplicación de las leyes contra los autores de las MASACRES, EJECUCIONES SUMARIAS Y VIOLACIONES A LOS DERECHOS HUMANOS, cometidos durante el golpe de estado de 2019 y gobierno de facto de Jeanine Añez, con 38 asesinatos, centenas de lesionados inválidos, y miles de torturados y detenidos arbitrariamente; se concluye indudablemente que BOLIVIA ESTÁ UNIDA POR LA DEMOCRACIA Y LA JUSTICIA;  ni que decir si tales autores ya debían ser sentenciados por imperio de la Constitución Política del Estado, el Código de Procedimiento Penal, el Código Penal, y la Ley Orgánica del Ministerio Público, que fueron hechas para sancionar los delitos, vivir en paz y armonía; y aplicándolas puede evitarse cualquier golpe de estado (Sed Lex Dura Lex); ni que decir si las mentiras de los políticos opositores tendientes a minimizar el valor patriótico, político e histórico de la marcha; cae al vacío -nadie cree- por falta de verdad y objetividad, y no hay ley que las respalde. (Armando Aquino Huerta es abogado penalista)

linkedin