oea5

 

Bolivia Digital

El delegado especial de Bolivia ante la comunidad internacional, Jorge ‘Tuto’ Quiroga, explicó hoy a la Organización de Estados Americanos (OEA) cómo sucedieron los hechos en el Estado Plurinacional luego de las elecciones generales —ya anuladas— del 20 de octubre de este año y pidió a ese organismo apoyar al Gobierno de transición para la convocatoria a nuevos comicios.

Quiroga indicó que las ‘pititas’ salieron a las calles tras la detención de los datos de la Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP) a las 20.00 de la noche de la elección, que daba un margen de ventaja de aproximadamente 7% al Movimiento Al Socialismo (MAS) sobre Comunidad Ciudadana.

“Esa fue la primer irregularidad que se evidenció que se encaminaba a un monumental fraude, lo que desató las protestas de la población en las calles”, dijo durante la sesión extraordinaria del Consejo Permanente de ese organismo internacional.

Señaló que en conteos rápidos de votos que realizaron dos empresas externas (entre ellas Viaciencia) y la Misión de Observación Electoral (MOE) de la OEA, los resultados daban una brecha de 4 a 5 puntos porcentuales de ventaja al MAS sobre CC, lo que evidenciaba de que era improbable que el MAS ganará en primera vuelta con más de 10%.

Sin embargo, el 21 de octubre, nuevamente se reactivó el TREP y ya daba una ventaja suficiente al MAS para ganar en primera vuelta.

“Por eso la gente se molestó y salió a reclamar su voto”, dijo.

El 22 de octubre, el Gobierno de Morales solicitó una auditoría de la OEA a los comicios y afirmó que los resultados serían vinculantes. Ese mismo día inició un paro cívico en más de cinco departamentos en rechazo “al fraude”.

“Fueron 21 días de paro cívico, la gente salía todos los días a la calle (a bloquear) con sus ‘pititas’ amarradas entre postes de todas las esquinas de Bolivia para protestar contra el fraude”, aseveró Tuto.

El 10 de noviembre, después de conocerse el informe preliminar de la auditoría, Evo Morales anunció en la mañana que se anularían las elecciones para llamar a nuevos comicios, sin embargo, la población continuó en las calles, y “luego de una lluvia de renuncias de autoridades de Gobierno y de pedidos de renuncia por parte de la población para el expresidente, a las 17.00 de ese día renuncia a su cargo”.

También renunciaron Álvaro García Linera a la vicepresidencia, Adriana Salvatierra a la presidencia de la Cámara de Senadores y (días antes) Víctor Borda a la presidencia de la Cámara de Diputados. “Hubo un vacío de poder por un día y en ese lapso, hordas de personas afines al MAS salieron destruir todo a su paso (en La Paz)», dijo y agregó que “desde el exilio político que le ofreció México, el señor Morales llamó a convulsionar el país”.

Indicó que el 12 de noviembre, por sucesión constitucional, la senadora Jeanine Áñez, quien era vicepresidenta del Senado, asume la presidencia de Bolivia de manera transitoria.

“Parlamentarios del MAS condicionaban esta sucesión con que Morales abandone el país en el avión que lo llevaría hasta México, lo que hizo efectiva su renuncia por abandono de funciones y permitiendo esta sucesión constitucional a la senadora Jeanine Áñez”, detalló.

“Los defensores de Evo Morales utilizan la victimización de un supuesto golpe de Estado utilizando la sugerencia de renuncia que le hizo el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, Williams Kaliman, él. Sin embargo fue el general Kaliman el que no escuchó el pedido de refuerzo de la Policía cuando fue rebasada por las hordas vandálicas, y quien además se comunicó por teléfono varias veces con el exmandatario cuando ya estaba en México”, explicó Quiroga.

El delegado especial de Bolivia ante la comunidad internacional manifestó que no se puede hablar de golpe de Estado cuando una presidenta de transición convoca a elecciones.

“La Asamblea Legislativa Plurinacional aprobó por unanimidad, con total apoyo del MAS, la Ley 1266, que convoca a nuevos comicios. La norma la promulgó la presidenta Áñez el 24 de noviembre. Esta Ley anula los comicios viciados del 20 de octubre, convocar a nuevas elecciones y ratifica la vigencia del artículo 168 de la Constitución Política del Estado, que limita a sólo una reelección”, refrendó.

Quiroga dijo que el desafío para Bolivia ahora es elegir vocales imparciales e idóneos, construir sistemas informáticos transparentes e invulnerables y garantizar un padrón confiable

En ese marco pidió a la Organización de Estados Americanos que apoyen al actual Gobierno de transición en Bolivia para encaminar estas nuevas elecciones y así la población pueda elegir democráticamente a sus gobernantes.

CIDH

Por otra parte, ‘Tuto’ ratificó que el Ejecutivo boliviano está abierto a una investigación internacional sobre la vulneración a los derechos humanos que hubo en el país, de acuerdo a lo señalado por el informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Además sugirió a esta instancia no quedarse con la recopilación de los hechos ocurridos en Sacaba (Cochabamba) y Senkata (El Alto), sino que amplíe su investigación y analice lo que ocurrió en el país entre septiembre y diciembre para que conozca (por ejemplo) lo que ocurrió en Montero (Santa Cruz).