Infografía: Yuri Rojas

• Redacción Central /

El Banco Mundial (BM), a través de su más reciente documento titulado ‘Recobrar el crecimiento: reconstruyendo economías dinámicas post Covid-19 con restricciones presupuestarias’, destaca el impacto de la inversión pública sobre el crecimiento económico y señala a Bolivia en el primer sitial como el país que más recursos destinó para la construcción de infraestructura pública en el periodo 2015-2019 en América Latina y el Caribe.

De acuerdo con el informe del Ministerio de Planificación del Desarrollo, el organismo internacional enfatiza en la correlación que existe entre la inversión pública y la reducción de la desigualdad; señala que la infraestructura pública constituye un elemento esencial para dar mayor competitividad al sector productivo.

En Bolivia la ejecución de la inversión pública durante 2015-2019 alcanzó a más de Bs 157 mil millones, es decir, unos Bs 30 mil millones anuales focalizados fundamentalmente al desarrollo de la infraestructura pública y programas de apoyo al sector productivo.

No obstante, este esfuerzo se vio truncado en 2020, cuando producto de malas decisiones e inadecuadas políticas la ejecución de la inversión pública apenas llegó a Bs 12.238 millones, cifra inferior en -52.7% al monto ejecutado en 2019 y, además, se observó la crisis económica más profunda desde 1953, pues aumentó la pobreza y desigualdad.

Para este año, el gobierno del presidente Luis Arce asignó Bs 27.516 millones de inversión para infraestructura, sin descuidar el sector salud.

linkedin