Banderas de los Estados miembros en uno de los salones de la sede de la Organización de Estados Americanos. Foto: Dutsche Welle Digital

Bolivia

El Ministerio de Relaciones Exteriores pidió ayer a los Estados miembros de la Organización de los Estados Americanos (OEA) defender la no intervención, el respeto a la autodeterminación de los pueblos, el diálogo, la negociación y la búsqueda de consensos, además de reconducir sus acciones bajo los principios por los que fue constituida.

“Se hace un llamado a los Estados miembros a defender la Carta de la OEA que privilegia la no intervención, el respeto a la autodeterminación de los pueblos, el diálogo, la negociación y la búsqueda de consensos, por lo que es preciso reconducir las acciones de la Secretaría General a los principios fundacionales del organismo para la construcción de un multilateralismo que favorezca el bienestar y la dignidad de nuestros pueblos”, precisa el comunicado oficial.

Ratificación

El Estado Plurinacional ratifica su posición respecto al contenido del comunicado del 16 de marzo en el que descalifica cualquier pronunciamiento del secretario general de la OEA, Luis Almagro, para referirse a Bolivia, porque es uno de los responsables de las masacres de Senkata (El Alto de La Paz) y Sacaba de Cochabamba en 2019.

“El señor Almagro no tiene la autoridad moral ni ética para referirse a Bolivia, después del daño profundo que le hizo al pueblo boliviano con su injerencia colonialista durante el proceso electoral de 2019. Sus acciones costaron vidas humanas y debe rendir cuentas por su comportamiento parcializado y alejado de la objetividad, que ha desprestigiado a tan importante instancia para los países de nuestra América”, señala el documento.

La Cancillería lamentó también que Almagro utilice el discurso de derechos humanos para favorecer intereses particulares y políticos a los que representa, dejando de lado la defensa de las víctimas de gravísimas violaciones de derechos humanos cometidas por el gobierno de facto de Jeanine Añez, que abusó de su poder para perseguir, torturar y asesinar a quienes tienen y tenían como enemigos políticos. “En su comunicado político presentó claramente posiciones que denotan injerencia e intromisión en los asuntos internos, al plantear cuatro observaciones que aluden a cómo debería manejar el Gobierno boliviano su administración política y judicial, en base a afirmaciones absolutamente subjetivas y falsas que violentan la soberanía de nuestro Estado”, añade el comunicado.

También advierte que Almagro busca “nuevamente polarizar nuestro país en base a mentiras, pretendiendo reavivar el camino de la violencia y la confrontación entre bolivianos”.

LinkedIn