Una jugada aérea entre los equipos boliviano y chileno.

• Reynaldo Gutiérrez/

La Selección boliviana de fútbol Sub-20 varones volvió a perder en el Campeonato Sudamericano de la categoría y pone en duda su clasificación de fase. Esta vez cayó ante Chile por 0-1, en partido de la tercera fecha del Grupo B, que se jugó anoche en el estadio Palmira, en Cali, Colombia.

El equipo nacional jugó un buen partido pero adoleció de definición, especialmente en el segundo periodo, cuando arrinconó al cuadro chileno, que se defendió bien y sacó tres valiosos puntos que lo ponen en zona de clasificación a la próxima fase.

En el primer cuarto de hora, el equipo nacional tuvo la posesión de la pelota, llegó con peligro sobre el arco chileno, pero les faltó puntería y efectividad a los delanteros. A los 9 y 14 minutos, Fernando Nava con remates de media distancia inquietó al golero Vicente Reyes.

En una rápida acción, el volante Lucas Assadi, con un disparo de media vuelta, marcó la apertura del marcador a favor del cuadro trasandino. Después tuvo el dominio del balón y llegó con peligro sobre la portería del arquero boliviano Bruno Poveda, que tapó disparos de los delanteros del rival.

Los jugadores nacionales comenzaron a cometer impresiones en los pases y eso aprovechó Chile para llegar con riesgo sobre el arco de Poveda.

A partir de la media hora de juego, la Selección volvió a apretar arriba. A los 32’ y 40’ Nava con otros disparos inquietó el arco rival. Lucas Chávez desperdició una acción al rematar alto un tiro libre a los 36’.

Miguel Villarroel (7), de Bolivia, domina el balón ante la marca del chileno Maicol León (2).

Con la ventaja mínima de Chile finalizó el primer tiempo.

En el complemento, la Selección dominó el balón y el campo de juego, generó situaciones de gol pero le faltó puntería y definición.

La más clara ocasión se dio a los 64 minutos, cuando Efraín Morales cabeceó una pelota que contuvo el golero Reyes con dificultad.

En el último cuarto de hora de juego, el combinado chileno se cerró en su defensa y Bolivia con el balón en su poder no tuvo la tranquilidad ni los argumentos para abrir una brecha que lo lleve hasta el arco contrario.

Entre la desesperación y nerviosismo cometió algunos errores en la generación de juego ofensivo.

Pese a la derrota mantiene posibilidades de clasificación a la fase hexagonal final y para alcanzar el objetivo está obligado a ganar su último partido, mañana frente a Uruguay desde las 18.00 en el estadio Palmira.