El Ministerio de Defensa armará una infraestructura especial que tendrá todas las medidas de seguridad para que los connacionales cumplan con la cuarentena. (Foto: APG)

Jorge Castel / Bolivia Digital

El centro de acogida que albergará a unos 150 bolivianos repatriados de Chile en la población de Pisiga (Oruro) contará con todas las medidas de seguridad. Estas personas deberán permanecer en cuarentena durante 14 días una vez que retornen al país.

El director de Migración, Marcel Rivas, informó que este centro estará listo la próxima semana. “El Ministerio de Defensa armará una infraestructura especial que tendrá todas las medidas de seguridad para que los connacionales cumplan con la cuarentena”, señaló.

“Una vez que este centro de cuarentena tenga todas las condiciones necesarias, por supuesto, vamos a poder recibir a estos ciudadanos que están en Huara, para que ingresen a nuestro país”, informó Rivas en entrevista con la Red Uno.

Los bolivianos permanecen desde hace varios días en Huara, un poblado ubicado en la provincia chilena de Tarapacá, a 170 kilómetros de la frontera con Bolivia. El Gobierno boliviano gestionó ayuda para esos ciudadanos. Allí también permanece un grupo de peruanos que tampoco pudo retornar a su país.

Ante el avance de la pandemia de coronavirus, el Gobierno cerró las fronteras y declaró cuarentena total en todo el territorio hasta el 15 de abril. La medida afectó a unos 800 connacionales que no han podido retornar al país.

Necesidades

Entretanto, el subalcalde de Pisiga, Daniel Colque, informó que esperan sostener una reunión con autoridades del Gobierno para hacer conocer las carencias de insumos médicos en la región.

“Tenemos muchas necesidades aquí en Pisiga, daremos una posición sobre la situación de los hermanos que están en Chile”, sostuvo la autoridad.

Al mismo tiempo, el munícipe quiere hacer conocer a las autoridades del Gobierno las carencias en la región en el tema de salud. “Necesitamos ítems, médicos, auxiliares, no tenemos una ambulancia en esta pandemia”, reclamó el subalcalde.

Mientras, el gobernador del departamento de Potosí, Omar Véliz, pidió que el Gobierno “flexibilice” las normas para el ingreso de los compatriotas, “pero que sean con un aislamiento estricto”.

“Habría que generar una política de control y colaboración para que ellos puedan ingresar, pero a una cuarentena como otros que han llegado a Potosí; aquí tenemos 29 que están cumpliendo y son controlados por la Policía y el Ejército”, dijo el Gobernador.

Para evitar la vulneración de la cuarentena y una posible propagación del coronavirus, la zona estará militarizada. Rivas señaló que con esta medida se busca cuidar la salud de los compatriotas, la de sus familias y de los 11 millones de bolivianos.

Agregó que una vez que esté listo el centro, los bolivianos que ingresen allí deben firmar un compromiso de cumplir con las restricciones.

Los bolivianos que permanecen en Huara están con alimentación, con todas las condiciones necesarias y a través de Defensa Civil se enviarán carpas para que permanezcan en ese lugar, hasta que se tenga listo el centro de cuarentena, informó la autoridad.