karen

 

Bolivia Digital

La canciller de Bolivia, Karen Longaric, expresó su predisposición de dialogar con la representación diplomática de México con el propósito de resolver la confusión que se generó en la Embajada de ese país en La Paz debido al resguardo policial.

“La Canciller @KarenLongaric saluda la iniciativa del subsecretario Maximiliano Reyes. México vuelve a priorizar la diplomacia. La Canciller Longaric está dispuesta a dialogar con el canciller Marcelo Ebrard”, señala un tuit del Ministerio de Relaciones Exteriores boliviano.

El representante diplomático mexicano manifestó que la presencia policial en la Embajada de su país en Bolivia se trataba de un “asedio”. Sin embargo, en ministro de Gobierno del Estado Plurinacional, Arturo Murillo, aclaró que se incrementó la presencia de agentes por solicitud de dicha Subsecretaría mexicana, el 15, 19 y 29 de noviembre.

Reyes pidió a Longaric abordar este tema en un país neutro para encontrar una salida a la situación que se originó tras estos hechos.

A su turno, el ministro de la Presidencia de Bolivia, Yerko Núñez, aseveró que “hay intenciones políticas de parte de México” ya que en ningún momento se movilizó a la Policía para otra operación que no sea precautelar la seguridad de los representantes mexicanos en el país.

Al respecto, Murillo explicó que, según información de inteligencia de la institución verde olivo, había amenazas de marchas de parte de algunos sectores sociales que pretendían tomar represalias contra el exministro de la Presidencia Juan Ramón Quintana.

“Ante esa situación fue México quien solicitó mayor resguardo policial. Nos sorprenden las declaraciones del señor Marcelo Ebrard”, complementó Núñez.

“La  Subsecretaría para Latinoamérica y el Caribe de la Cancillería mexicana y su Embajada acreditada en Bolivia, muestran a la opinión pública y a la comunidad internacional un escenario que no existe (…). Bolivia es un país respetuoso de la Convención de Viena sobre relaciones diplomáticas. En tal sentido, jamás violará la inmunidad de un recinto diplomático ni la investidura de un diplomático sea cual fuere el país de que se trate”, expresa un comunicado oficial de la Cancillería nacional.

“El Gobierno de Bolivia expresa su profunda preocupación por la injerencia de México en los asuntos internos de Bolivia y llama al diálogo constructivo a ese país (…). Bolivia quiere tener relaciones amistosas con México, relaciones de igual a igual basadas en el respeto a la autodeterminación de los pueblos y a la no injerencia en los asuntos internos, en cumplimiento de los principios democráticos y las normas internacionales”, agrega el escrito.