Infografía: Javier Pereyra

Franz Acarapi / Bolivia Digital

El Gobierno proyectó que los ingresos económicos por la comercialización de hidrocarburos mejorarán en los próximos meses como efecto de la demanda de volúmenes de gas natural por parte de Brasil y Argentina que tienden a crecer en el período de invierno.

El ministro de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora, informó este martes que junto a Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) iniciarán la elaboración de la Agenda de Recuperación del Sector de Hidrocarburos, con la finalidad de reactivar la economía del país y reestructurar la estatal petrolera.

“Estamos en curva creciente de demanda de volúmenes (de gas) tanto de Brasil como de Argentina y a futuro podemos avizorar que vamos a recuperar una buena cantidad de ingresos (económicos) por concepto de venta de gas”, aseveró la autoridad.

Indicó que desde el sábado 23 de mayo el mercado brasileño incrementó la nominación de gas de 10 millones de metros cúbicos día (MMmcd) a 14 MMmcd, lo que representa para Bolivia “un buen augurio en el futuro inmediato de recuperación de ingresos para el Estado boliviano”.

Con relación a la Argentina, Zamora mencionó que la demanda de ese país se mantiene con cierta estabilidad, aunque todavía baja, pero que el inicio del invierno y los frentes fríos que registrará el mercado vecino, lo llevarán a incrementar las nominaciones de gas.

“Tenemos un gran potencial en Bolivia y lo conversábamos hoy con expertos de la Cámara Boliviana de Hidrocarburos. Resulta que Bolivia es un productor potencial de gas en Sudamérica”, destacó Zamora.

Detalló que en este momento —en que la región y el mundo son golpeados por la pandemia del coronavirus— el gas natural es uno de los combustibles y materia energética más expectable por su facilidad de transporte y porque es un derivado de los hidrocarburos que genera energía limpia (menos contaminante del medio ambiente).

“Nuestro potencial gasífero es el que hace avizorar el buen negocio (del gas) todavía a futuro, pero además nosotros (Bolivia) estamos en condiciones de ya no producir solo materias primas”, mencionó.

En ese marco, Zamora anunció que el país desarrollará un nuevo lineamiento en el sector de los hidrocarburos, que pasará desde la exploración, explotación, transporte, comercialización hasta la industrialización. “Eso será una línea de trabajo, el pilar del trabajo, a corto, mediano y largo plazo”, apuntó.

Anunció que se trabajará en la transformación y nueva visión de YPFB, que deberán estar listas hasta el 6 de agosto.

El precio del petróleo —de referencia West Texas Intermediate (WTI)— registró una histórica caída el lunes 20 de abril, cuando alcanzó una cotización negativa de -37,63 dólares el barril por una reducción de demanda a nivel mundial influenciada por la pandemia del coronavirus, lo cual, según las proyecciones de YPFB en ese momento, tendrán su efecto en Bolivia el último trimestre del año.

Según la empresa estatal, la reducción en los ingresos por renta petrolera sería de aproximadamente $us 700 millones en 2020, lo cual se vería compensado de cierta manera con los ahorros que se generarán en la importación de combustibles (diésel y gasolina) con cerca de $us 550 millones.