La ayuda de China que llegó ayer. ABI
Un lote de insumos médicos llegados de China, incluidos cinco respiradores de donación.
Foto: ABI

Gabriela Ramos/Bolivia Digital

Antes de la pandemia del coronavirus (COVID-19) Bolivia tenía 125 unidades de Terapia Intensiva (UTI) en todos sus hospitales, pero debido al brote de esta enfermedad, el Gobierno de la presidenta Jeanine Áñez, alistó el equipamiento de otras 500 camas más, con la compra e igual cantidad de respiradores, es decir cinco veces más de lo que se disponía para contener la recurrencia de casos con complicaciones.

De acuerdo a las proyecciones el Ministerio de Salud y de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el peor de los escenarios, Bolivia reportará alrededor de 12 mil casos por mes, de los cuales al menos 600 presentarán la forma más agresiva de la enfermedad y requerirán asistencia respiratoria en Terapia Intensiva, según señala la Estrategia Nacional de Salud en Respuesta al COVID-19.

La OMS estima que Bolivia necesita 434 camas de UTI en el peor de los casos, comparando los requerimientos con lo sucedido en Italia. Al margen necesitará 1.060 camas de internación, para enfermos menos graves, aspecto que también se está cubriendo, con la habilitación de centros de asilamiento COVID-19, que se instalarán, de ser necesario, en hoteles, escenarios deportivos y los ambientes que mejor se adecuen.

El embajador de Ciencia y Tecnología, Mohammed Mostajo, declaró al programa Parte y Contraparte, de Bolivia TV, que históricamente el país tiene un déficit de 1.100 camas de cuidados intensivos, de acuerdo a los modelos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y que pese a la compra de 500 de UTI no se cubrirá la demanda.

Sin embargo, el experto aseguró que, aunque se concreten las proyecciones más pesimistas en cuanto a la cantidad de casos de coronavirus que se presenten en Bolivia, es decir que al mes se contagien 12 mil personas, se espera que el 5 por ciento tenga complicaciones y la compra de respiradores para las UTI`s cubrirán los requerimientos para salvar las vidas de estas personas.

Mostajo lamentó la situación en la que se encuentra el sistema de salud de Bolivia, que de acuerdo a los datos que maneja “es el segundo peor de la región, después de Haití”.

Pese a ello aseguró que el Gobierno tomó las previsiones necesarias para contener el brote del coronavirus y que gracias a la cuarentena total asumida por el Gobierno se redujo la cantidad de posibles contagios y se logró contener el avance de la enfermedad en el primer mes.

Destacó que en Bolivia se redujo en 94% la movilización y concentración de personas, porcentaje que está por encima de los registrados en Italia y España, que al momento son los epicentros de contagio del COVID-19 en Europa.

Operativo respiradores

El fin de semana el embajador boliviano de Ciencia y Tecnología, explicó al programa Asuntos Centrales los esfuerzos realizados para comprar los respiradores, cuya compra ya se cerró y se espera que estos equipos lleguen de manera gradual al país.

Mostajo explicó que el Gobierno no sólo tuvo que adquirir respiradores estándar, sino que requirió de equipos con características especiales para funcionar en lugares con altitud superior a los 3.500 metros sobre el nivel del mar. Por ello se logró la adquisición de respiradores de tres tipos, de factoría china.

El costo del más sencillo es de 180 mil bolivianos por unidad, mientras que el más caro se cotiza en 260 mil bolivianos.

El embajador explicó que los aparatos llegarán en distintas partidas, la primera de 65 respiradores arribará al país en 18 días, otros 60 estarán en 20 días, mientras que 120 llegarán en un mes y medio. En junio se espera que llegue el resto de los equipos.