En la imagen, la represión militar a población desarmada en noviembre de 2019 en Sacaba, Cochabamba. (Foto: Archivo Los Tiempos)

• Redacción Central /

Como desafortunada e impertinente, así calificó ayer el ministro de Relaciones Exteriores, Rogelio Mayta, la actitud injerencista del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, a la soberanía del Estado Plurinacional de Bolivia, con el ofrecimiento público de asilo a la exsenadora Jeanine Añez y su cuestionamiento al sistema de la justicia nacional.

En conferencia de prensa, el Canciller cuestionó las declaraciones realizadas por Bolsonaro, el 26 de junio en el programa 4X4, en el que consideró como una injusticia la sentencia de 10 años de prisión en contra de la autoproclamada presidenta del país, y que su reclusión no es legal.

“Lamentamos las desafortunadas declaraciones del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, que son absolutamente impertinentes, hace una inapropiada injerencia en asuntos internos, no respeta las formas de relacionamiento entre Estados y no coincide con las relaciones de buena vecindad y respeto mutuo entre Bolivia y Brasil, entre nuestros pueblos. Bajo ningún concepto se puede aceptar la injerencia en las decisiones que soberanamente le corresponde a la justicia boliviana y a la institucionalidad del Estado Plurinacional”, sostuvo.

RESPONSABILIDAD

Mayta dejó claro que Bolivia tiene la obligación ante la comunidad internacional de llevar adelante, a través de su institucionalidad y sistema de administración de justicia, los procesos que sean necesarios en contra de los que fueron parte de la ruptura del orden constitucional, el golpe de Estado y la instauración de un régimen de facto con Jeanine Añez y sus aliados de 2019.

“En esta ocasión queremos ratificar el compromiso del Estado Plurinacional de Bolivia para lograr el respeto de los derechos humanos que han sido transgredidos en esos lamentables días de fines de 2019, tal cual han expresado las recomendaciones del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes de la Corte Interamericana de Derechos Humanos”, precisó.

El ministro de Relaciones Exteriores, Rogelio Mayta.

PROCESOS

En esa línea, recordó que Añez enfrenta juicios por distintos cargos criminales, sobre la base de indicios suficientes, como la violación de los derechos humanos conforme establece la investigación realizada por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que concluye que en el país se cometieron delitos de lesa humanidad según el Estatuto de Roma.

DECRETO DE LA MUERTE

Rogelio Mayta dijo que el 14 de noviembre de 2019, Jeanine Añez y su gabinete de ministros de facto aprobaron el Decreto Supremo 4078, en el que, en su artículo primero, como capitana general de las Fuerzas Armadas (FFAA) instruye operaciones en contra de la población civil desarmada que estaba manifestándose.

Afirmó que ese decreto expresa de forma categórica en su artículo segundo: “para el cumplimiento del presente Decreto Supremo las Fuerzas Armadas emplearán todos sus medios disponibles”.

El Canciller explicó que las FFAA no están entrenadas para contener disturbios civiles, sino para la guerra y la eliminación de quienes consideran como su enemigo. El artículo tercero de ese decreto establece que “el personal de las Fuerzas Armadas que participe de esos operativos estará exento de responsabilidad penal”.

“Un día después (del 14 de noviembre de 2019), cumpliendo ese decreto las Fuerzas Armadas realizan operaciones en Sacaba, Cochabamba, que tienen un saldo fatal porque aplica fuerza letal, nueve conciudadanos nuestros fueron asesinados ese día, y decenas más heridos, por ese decreto supremo. Unos días después, el 19 de noviembre en El Alto de La Paz, se da otro operativo militar con un saldo de 10 muertes por arma de fuego”, precisó Rogelio Mayta.