Eco 5 -F1- Min

 

Redacción Central / Edición impresa

Debido al atentado que sufrió el Gasoducto Carrasco Cochabamba (GCC) y el bloqueo a la planta de Senkata (El Alto), el nivel de producción y reservas de gas disminuyó, por lo que Bolivia demandó reducir los volúmenes enviados a Brasil, informó ayer el ministro de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora.

“Aprovechando la visita del cuerpo diplomático y de organismos internacionales acreditados en Bolivia —actividad que se desarrolló ayer en el Palacio de Gobierno—, hemos solicitado al Embajador de Brasil (Octávio Henrique Días García) entender la coyuntura conflictiva que vive actualmente el país y pedirle bajar algunos niveles del gas que requiere su nación. Felizmente comprendió y aceptó”, dijo la autoridad en conferencia de prensa.

En esa línea, Zamora rechazó el actuar de algunos grupos movilizados, en especial en El Alto, que obstaculizan el normal desarrollo de una de las principales actividades económicas del país (hidrocarburos) y que está empezando a afectar uno de los negocios más importantes que tienen con Brasil, que es la venta de gas. “Este punto fue aceptado, pero de no ser así hubiera traído grandes consecuencias, como el pago de multas, que lo hubiéramos que tenido que cancelar todos los bolivianos por culpa de algunas personas”, recalcó la autoridad.

Dijo que hasta la fecha, pese a los problemas, se cumple “a cabalidad” los volúmenes comprometidos y demandados tanto por Brasil como por Argentina, pero si continúan podrían afectar la actividad hidrocarburífera.