El secretario general de la OEA, Luis Almagro, participa en un evento regional. (Foto: Archivo)

• Luis Fernando Cruz /

El Estado Plurinacional de Bolivia, a través del Ministerio de Relaciones Exteriores, se adhirió ayer al pronunciamiento de México sobre la actuación de Luis Almagro como secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), calificada como una de las peores en su historia.

El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, declaró que “la actuación del actual secretario general de la OEA, el señor (Luis) Almagro, ha sido una de las peores en la historia”, porque de manera reiterada ha operado sin consultar a los Estados miembros, como si fuese autónomo; además que intervino en procesos internos como fue el caso de Bolivia, “que fue oprobioso porque facilitaron un golpe (de Estado) en un país con una vida democrática ininterrumpida en los últimos años”.

El canciller Rogelio Mayta, a través de su cuenta de Twitter, se adhirió a ese pronunciamiento. “Comparto con @m_ebrard, la gestión de @Almagro_OEA2015 al frente de la @OEA_oficial es una de las peores en la historia de la organización, ya que promovió el golpe de Estado y respaldó la corrupción del gobierno de facto en #Bolivia (sic)”.

A este pronunciamiento también se suma el canciller argentino, Felipe Solá, quien escribió a través de esa red social que Almagro no tiene capacidad para generar consensos entre los países que son parte de la OEA. “El secretario general de la @OEA_oficial, Luis Almagro, quiere influir sobre las elecciones en México atacando a su canciller @m_ebrard. No sólo demuestra su incapacidad para generar consensos entre los países miembros, sino también una gran irresponsabilidad institucional”.

DENUNCIA

El ministro de Justicia, Iván Lima, anunció el 1 de junio que Bolivia presentará el caso del supuesto fraude electoral ante el Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas (ONU) y ante tribunales internacionales, para denunciar el abuso cometido por Almagro.

Aseguró que el informe presentado por la OEA sobre los comicios de octubre de 2019 no tiene valor jurídico, que no es vinculante porque no cumple con los fundamentos establecidos en el acuerdo firmado con el Ministerio de Relaciones Exteriores de Bolivia.