En Santa Cruz se concentra la mayor cantidad de información falsa que se difunde a través de las redes sociales, tomando en cuenta que esta región presenta más de 50 casos confirmados de coronavirus. Le sigue La Paz y Cochabamba; en el resto del país se presenta con menor incidencia. (Foto: Bolivia Verifica).

Eliana Uchani / Bolivia Digital

Tras la propagación del coronavirus en el país, las redes sociales se inundaron con información falsa y engañosa. La plataforma digital Bolivia Verifica revisa cada día un promedio de 16 noticias con relación a la crisis sanitaria que atraviesa Bolivia. Más del 50% del contenido es de dudosa procedencia o es manipulado para causar un efecto en la población.

La cantidad de información verificada se duplicó en comparación de noviembre de 2019, cuando solo revisaban un promedio de ocho noticias por día sobre los conflictos sociales que se originaron después de las elecciones generales del 20 de octubre.

El director del medio digital, Renán Estenssoro, señaló que la cantidad de información verificada se duplicó en comparación de noviembre de 2019, cuando solo revisaban un promedio de ocho noticias por día sobre los conflictos sociales que se originaron después de las elecciones generales del 20 de octubre.

«La cantidad de notas que verificamos se ha incrementado, en este momento se revisan entre 12 y 16 notas cada día. En comparación de noviembre pasado, el promedio era de nueve notas por día. Aún no podemos cuantificar la cantidad de información que existe en las redes sociales, pero es bastante», detalló.

Estenssoro dijo que en Santa Cruz se concentra la mayor cantidad de información falsa que se difunde a través de las redes sociales, tomando en cuenta que esta región presenta más de 50 casos confirmados de coronavirus. Le sigue La Paz y Cochabamba; en el resto del país se presenta con menor incidencia.

Por otra parte, indicó que tuvieron que incrementar a 16 las personas que se encargan de verificar la información que se genera en 10 ciudades capitales del país, incluida El Alto.

Verificación

El editor de Bolivia Verifica, César del Castillo, en una anterior oportunidad explicó que siguen un protocolo para identificar si el contenido de una información es falso o real.

 Primero revisan la fuente de publicación: ¿Quién la publicó? ¿Cuándo? ¿Menciona supuesta fecha, lugar de los hechos? ¿Otros medios la están replicando?

Contrastan la información con datos y hechos. Si se trata de un video o una imagen, se buscan los originales. Se confirma con el protagonista del hecho. ¿Estuvo ahí? ¿Qué dijo en su discurso?

Castillo sostuvo que la información verificada se clasifica en cuatro categorías: Verdadero, cuando la afirmación demostró ser verídica al ser contrastada con las fuentes y datos más serios y confiables.

Falso: carecen de sustento y no tienen coherencia con los hechos reales o los documentos de respaldo. Engañoso: puede coincidir parcialmente con ciertos datos, pero —intencionalmente o no—  fue manipulada para generar un mensaje en particular. Por último, no verificable: no cuenta con respaldos estadísticos o documentales necesarios con los que se pueda contrastar datos.

Información falsa

Infografía: Iván Laime

Castillo explicó que la primera verificación que realizaron es la supuesta declaración que se atribuía a la paciente cero de San Carlos en Santa Cruz. Una imagen indicaba que llegó al país para morir en su tierra y sabía que estaba infectada por COVID-19. Sin embargo, esa información era falsa; pese a eso, se generó una psicosis en esa población al punto de que la familia sufrió las consecuencias del rechazo de los comunarios.

El fin de semana se difundió un audio en el que el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, devela el aislamiento de 290 médicos que fueron contagiados con el patógeno. Esa información fue aclarada por la autoridad y se identificó la manipulación del material audiovisual de la conferencia del pasado martes.

Dos aprehendidos

Desde la declaratoria de cuarentena, existen dos personas que fueron aprehendidas por difundir información falsa a través de Facebook y WhatsApp.

La semana pasada, la Fuerza Especial de Lucha contra el Crimen (FELCC) de Cliza, en Cochabamba, aprehendió a Karina G.R. (36), quien a través de las redes sociales compartió información falsa del coronavirus y causó alarma en esa población.

El reporte policial refiere que la información falsa señalaba que había dos casos confirmados de COVID-19 en ese municipio, lo que provocó pánico y diferentes reacciones de temor en la gente que vive en diferentes comunidades colindantes a Cliza.

El segundo caso se presentó en Potosí; el comandante Departamental de la Policía, coronel José Caviedes, informó que el domingo se aprehendió a Ariel R. T., de 23 años, apodado el ‘Zurdito’, quien a través de Facebook compartía información en desmedro de las personas de la tercera edad.