El canciller Mayta y el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro en reunión bilateral. (Foto: Cancillería de Venezuela)

Milenka Parisaca / Ahora El Pueblo digital /

El canciller del Estado Plurinacional de Bolivia, Rogelio Mayta, y el presidente de la República de Venezuela, Nicolás Maduro, sostuvieron una reunión en la víspera en el Palacio de Miraflores, en Caracas, para profundizar la cooperación bilateral y la relación de amistad entre ambos países.

“Recibimos en Venezuela, al Canciller del Estado Plurinacional de Bolivia, Rogelio Mayta. Con el pueblo boliviano compartimos la visión de consolidar una humanidad más justa, soberana y unida. Nuestro rumbo es la construcción de un mundo de cooperación y hermandad”, escribió el Jefe de Estado venezolano en su cuenta de Twitter.

El Canciller de Bolivia cumple una visita oficial al país bolivariano para elevar al más alto nivel las relaciones diplomáticas de los países.

Su agenda de trabajo contempló un diálogo con autoridades del Ministerio del Poder Popular para la Cultura de Venezuela para revisar la cooperación bilateral, así como la imposición de una ofrenda floral ante el sarcófago de Simón Bolívar, situado en el Mausoleo del Libertador, en reconocimiento a “su heroísmo y protagonismo en la gesta independentista”.

Previamente al encuentro de ayer con el presidente Maduro, el canciller Mayta y su par venezolano, Carlos Faría, suscribieron una Declaración Conjunta que ratifica la disposición de Bolivia y Venezuela “de afianzar la cooperación en las áreas económico-comercial, ecológica, energética, minera, turística, de conectividad aérea, comunicación, asistencia jurídica mutua, educación en distintos niveles, cultura, seguridad y defensa”, reseña el Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores de Venezuela.

En la Declaración Conjunta ambas naciones reafirman los vínculos de solidaridad, complementariedad, que reivindican la importancia del Mecanismo de Consultas Públicas y Concertación Política, cuya segunda reunión se desarrollará próximamente en ciudad de La Paz.

Asimismo, tanto Mayta como Faría, coincidieron en la necesidad de celebrar la III Comisión de Integración Conjunta Bolivia-Venezuela, en lugar y fecha por definir.

De igual manera, Caracas y La Paz concluyeron reiterando “el inquebrantable compromiso con la unión latinoamericana y caribeña”, así como el fortalecimiento de los mecanismos de integración tales como la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC); la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América – Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP); y revitalizar la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR).

En este mismo sentido manifestaron la condena a la “imposición de medidas coercitivas unilaterales de acoso económico, las cuales afectan el derecho del pueblo venezolano al desarrollo”.