El campamento en el que permanecerán los connacionales hasta que pasen el período de aislamiento.

Roberto Medina / Bolivia Digital

El grupo de 480 bolivianos que cumplen su cuarentena en el campamento Tata Santiago, en dependencias de la Aduana, en la región fronteriza de Pisiga, pasó su primera noche sin inconvenientes, puesto que las carpas en las que están albergados reúnen todas las condiciones para una buena estadía.

El capitán Álex Segovia, encargado del campamento Tata Santiago, declaró a Bolivia TV que desde ayer se cumplen todos los parámetros internacionales para darles todas las comodidades y, sobre todo, para precautelar su salud.

“Las fallas las estamos corrigiendo, eso es paso a paso. Se instalarán más carpas para darles más comodidad, baterías de baño y un contenedor para duchas según la cantidad de personas”, señaló.

En dichas instalaciones trabajan de manera coordinada el personal de la Cruz Roja, Migración Defensa Civil y las Fuerzas Armadas.

La autoridad añadió que se solucionó la alimentación, ya que se les entregará raciones tipo militar, además de que se gestiona la instalación de algunos teléfonos para que se comuniquen con sus familiares.

“Los médicos de planta evidenciaron en la noche dos casos de resfríos, pero no son de gravedad”, manifestó.

El sábado por la mañana ingresaron a territorio nacional, 480 bolivianos que vivían en Chile, como resultado de las gestiones del Gobierno para no abandonarlos, toda vez que en el vecino Estado se quedaron sin trabajo debido a la propagación del coronavirus.

Los connacionales deberán permanecer 14 días en este campamento y luego retornarán a sus regiones.