Marcel Rivas, jefe de Digemig.

Bolivia Digital

El director general de la Dirección General de Migración (Digemig), Marcel Rivas, aseguró que todos los ciudadanos bolivianos que retornan al país pasan por todos los protocolos de salud en los puntos fronterizos para establecer si están contagiados o no con coronavirus.

“La mayoría ingresa por Chile y Brasil en un flujo habitual, y todos ellos, el 100% sin excepción, son sometidos a protocolos de salud”, afirmó.

Añadió que después de cumplir estas disposiciones, Migración remite toda la información sobre el país de origen y el destino, y luego dichas personas pasan a tuición del Ministerio de Salud y con todos los gastos pagados son enviados a los centros de confinamiento y cuarentena habilitados en los nueve departamentos.

Aclaró que no se trata de ciudadanos contagiados, sino que en los puntos de control se cumple con la previsión.

“No se puede decir que están enfermos sin evidencias, todos los protocolos fueron establecidos a escala mundial, por lo tanto el confinamiento es por previsión y precaución”, remarcó.

También estableció que no se trata de ciudadanos repatriados, sino de gente que ingresa al país en pleno derecho constitucional debido a que en las naciones donde residían hasta hace poco ya los despidieron y no les pagarán.

“En los otros países están padeciendo maltratos porque como no tienen trabajo no les van a pagar, en esos países no es como acá, que se garantizaron los salarios. Están volviendo a Bolivia para cobijarse”, afirmó.

Añadió que el promedio de ciudadanos bolivianos que ingresan al país es de 380 a 400 por día en todas las fronteras y que la mayoría (120 al menos) lo hace por Pisiga, frontera con Chile.

Respecto a la situación de los ciudadanos extranjeros que desean retornar a sus países, sostuvo que se coordina con la Cancillería y las respectivas embajadas.

“No hay una cifra estable de gente que quiere salir, pero permitimos que salgan del país”, apuntó.