Dina Boluarte en conferencia de prensa

• Sputnik/

La presidenta de Perú, Dina Boluarte, volvió a provocar la indignación de la ciudadanía, en medio de las protestas que exigen su renuncia, al declarar el 24 de enero que “Puno no es el Perú”, durante una rueda de prensa con periodistas de la Asociación de Prensa Extranjera en el país andino.

“Tenemos que proteger la vida y tranquilidad de los 33 millones de peruanos. Puno no es el Perú. El Gobierno no está generando la violencia”, aseguró la presidenta interina en respuesta a la pregunta de un periodista.

Al respecto, el expresidente Martín Vizcarra criticó que la mandataria, que llegó al cargo el 7 de diciembre de 2022 por la destitución de Pedro Castillo, divida de esa forma a los peruanos.

“Increíble que ella divida más a los peruanos. Para Boluarte ¿solo Lima es el Perú? Mientras el Congreso apura reformas a su conveniencia y contra los entes electorales. Basta ya de este Gobierno y Congreso, elecciones generales este año 2023”, se quejó.

Incluso, algunas personas han comparado a la presidenta interina con el expresidente Alan García, quien en 2009 declaró que la población nativa no era “ciudadanos de primera” y que “400.000 nativos no tienen derecho a decidir por 28 millones de peruanos”.

En ese entonces, los pueblos nativos de la amazonia protestaron contra la llamada Ley de la Selva, un decreto legislativo para modificar la ley Forestal y de Fauna Silvestre, aprobado en junio de 2008, para adecuarse a las condiciones del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos.

Entre las medidas que la reforma introducía, el gobierno de García argumentó la regulación y aprovechamiento de los recursos forestales, incluyendo concesiones de ecoturismo y de conservación.

Finalmente, la ley fue derogada luego de diversas manifestaciones que provocaron la muerte de al menos 34 personas.

Desde el 10 de diciembre, diversas protestas sociales han estallado en Perú por parte de grupos y organizaciones de ciudadanos que exigen la renuncia de Boluarte, nombrada después de que el Congreso destituyera al presidente Pedro Castillo (2021-2022), así como la convocatoria inmediata de elecciones anticipadas y la disolución del Congreso.