aforismo

Coco Manto*

Los periodistas escribimos para vivir. Los poetas vivimos para escribir.

Tienen los zancudos pactos de sangre con Drácula.

La TV huele a canal.

La esperanza es un invento para la voluntad, no para el tiempo.

Hasta par ser profesor hay que tener clase.

Cuentacuentos: contador público.

El hombre es el único animal que se peina (y la mujer, que se hace peinar)

No todos los curas son pederastas. Algunos son católicos.

Héme aquí, dijo. Y se acomodó entre la ele y la ene.

La vida de los militares es muy uniforme.
Primera productora de quinua, Bolivia postula una Laquinuamérica.

No se construyó el Titánic para que choque con un iceberg.

Los chinos tienen a la niña acostada.

El tiempo sin ti sería empo.

Dos radios no hacen un diámetro, sino mucho ruido.
Si la muerte nace con uno y muere con uno es porque no puede vivir sin uno.
*Los benianos le quitaron lo de Santísima a Trinidad.
*Oruro es una ciudad de una sola Entrada.

El ímpetu es acentuado solo al empezar.

A las gallinas no les late el corazón sino el huevo.

Hombre y mujer: vello y bello.

La necedad chilena cree que los bolivianos ya no necesitan mar, porque navegan por internet.

El imperialismo morirá de monopoliomielitis.

La peor falta de ortografía es no ponerle punto final a la corrupción.

Sobre el autor: Jorge Mansilla Torres (Coco Manto) (Llallagua, Potosí, 1940), poeta, cuentista y periodista. Trabajó por varios años en radio Illimani de esta ciudad. Reportero, editor y columnista del diario Excelsior, de México, donde radicó desde los años 80; retornó a Bolivia en 2005. Fue designado Embajador de Bolivia en México en 2006 por el gobierno de Evo Morales Ayma. (Diccionario Cultural Boliviano)

*Escritor y periodista