Fotos: Gonzalo Jallasi

Redacción Central /

En el país las bajas temperaturas suelen ser más fuertes en el invierno. En el área rural, cuando descienden drásticamente provocan pérdidas irreparables en la agricultura y la ganadería, los animales mueren  congelados porque sus dueños no los protegen adecuadamente contra el frío.

En las últimas semanas se incrementó la intensidad del frío en el país, por el ingresó al periodo invernal. Se prevé que las temperaturas seguirán descendiendo en las próximas semanas, lo que afectará el confort térmico de la población.

El director de Meteorología, dependiente del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi), Gualberto Carrasco, informó que el clima gélido se sentirá con mayor fuerza en los meses de julio y agosto. “La población debe tomar los recaudos en horas de la mañana y en la noche, deben abrigarse bien”, recomendó.

Según los datos históricos del Senamhi, la temperatura más baja se registró en Uyuni, departamento de Potosí, con -22°C (centígrados) en 1946; en Oruro -19,1°C en 1995; en la ciudad de Potosí -10,6°C en 2001; en La Paz -6°C en 1946; en Cochabamba -2°C en 1994; en Tarija -7,7°C en 1996; en Chuquisaca de -5°C en 1996; en Pando 9,4°C en 1996; en Trinidad 4°C en 1961; y en Santa Cruz fue de 3,2°C en 1961.

Carrasco explicó que en el oriente el descenso se debe al ingreso de frentes fríos, que es una franja de inestabilidad que ocurre cuando una masa de aire frío se acerca a otra de aire caliente, que son frecuentes en el periodo de invierno.

El clima obliga a las personas a usar abrigos para contrarrestar el frío.

Hizo hincapié en que en esa región del país el frío es más húmedo porque existe una condición de viento que genera una sensación térmica que hace parecer que es inferior a la temperatura registrada en ese momento.

“Nosotros, como servicio meteorológico, estamos pendientes de sacar avisos de alertas en ese sentido para que la población tome los recaudos necesarios, tanto en la parte urbana como rural, dado que en la ciudad un descenso de 9° a 10° es crítico porque están acostumbrados a 15° o 16° de mínima”, agregó Carrasco sobre el oriente boliviano.

En la región de los valles el clima es templado y húmedo, por lo que el lugar está propenso a que haya una extensión de los frentes fríos, mientras que en el área rural se presentan heladas y las temperaturas bordean o están debajo de los 0°C.

El director de Meteorología dijo que la presencia de las bajas temperaturas se presenta con mayor frecuencia en parte del altiplano y, dependiendo de la intensidad de los frentes fríos, también podría registrarse en parte de los valles de Tarija, Chuquisaca y Santa Cruz.

El docente investigador del laboratorio de física de la atmósfera de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), Luis Blacutt, informó que las personas deben tomar precauciones antes de las 06.00, previo a la salida del sol.

“Ese momento se llama el punto de rocío y se da cuando baja la temperatura, aunque es poca la humedad llega a condensarse y provoca un descenso aún mayor”, explicó.

LA NOCHE MÁS FRÍA

La jefa de la Unidad de Pronósticos del Senamhi, Marisol Portugal, indicó que las temperaturas continuarán bajando en el occidente y oriente en la medida en que el frente frío ingrese al territorio nacional.

En junio de este año, las temperaturas más bajas, según datos del Senamhi, se presentaron en Uyuni -17,5°C; Oruro -10°C; Potosí -8,5°C; La Paz 1,3°C; Cochabamba -0,2°C; en Tarija  0,0°C; Chuquisaca 2°C; Pando 16.6°C; Beni 16°C y Santa Cruz 11,8°C.

Esos registros se deben a consecuencia de los vientos y cielos despejados. Por ejemplo, cuando amanece con el cielo limpio y se mantiene todo el día, se provoca que la radiación del sol se vaya al espacio porque no hay nubosidad que lo retenga. Además, eso quiere decir que las temperaturas serán mínimas al día siguiente.

La temperatura desciende hasta 1,3°C en La Paz.

Sobre la noche más fría del año, los expertos indicaron que el día más frío no se da el 23 de junio y que en los datos históricos no se tiene registrada esa fecha, ya que las temperaturas más bajas fueron en julio, por lo que consideraron que sólo es una tradición.

Efectos del frío en las personas

El frío exige al cuerpo un esfuerzo para mantener su temperatura interior. Esto provoca una disminución de los vasos sanguíneos para que la sangre se concentre y caliente la zona central del cuerpo donde se encuentran los órganos vitales.

El frío puede acabar generando casos de congelación o hipotermia, ya que el flujo de sangre se ve reducido y la falta de ésta provoca que los tejidos corporales no funcionen correctamente.

El epidemiólogo Julio Cesar Pardo indicó que las temperaturas bajas provocan dolor del pabellón auricular, dolores de cabeza o migrañas, sequedad en la garganta, lo que provocaría tos, entre otros males.

“Con la disminución de las temperaturas el sistema inmunológico comienza a bajar un poco y lo que se recomienda es que las personas comiencen a consumir vitamina C, que se encuentra en los cítricos. Esto nos ayuda a fortalecer el sistema inmunológico y mejorar nuestras defensas”, dijo Pardo.

Otro de los efectos se da en las articulaciones, es decir que las personas con artrosis o artritis reumatoide sufren más dolor en el frío.

El corazón también puede ser afectado porque hace un esfuerzo para mantener la temperatura y resulta excesivo en uno débil, ya sea por una enfermedad o por la edad. No sólo eso, también provoca eventos cardiovasculares, por ejemplo la aparición de un infarto o angina de pecho.

Infografía: Yuri Rojas

El clima gélido acentúa los trastornos depresivos en las personas, la ansiedad, la irritabilidad y la agresividad. La falta de vitamina D es un factor influyente en esos casos. La protección de los ojos también es esencial, ya que el frío y el viento afectan la visión.

Las bajas temperaturas llevan a consumir más energía, ya que es necesario su gasto para mantener el calor. Para compensar esto, el cuerpo necesita un mayor suministro de calorías.

Carrasco recomendó prevenir la estación con abrigos para contrarrestar el frío. Con relación a la prevención en la parte rural y periurbana, sugirió que la gente dedicada a la situación agrícola o agropecuaria debe tomar los recaudos necesarios para abrigar o mantener en corrales cerrados a sus animales, y seguir los consejos impartidos por las unidades de gestiones locales.

Los expertos desmintieron la teoría de que el frío ocasiona los resfrios, ya que este problema de salud se da cuando una persona lleva el virus y contagia a otras. Asimismo destacaron el uso de los barbijos porque es un protector que ayuda a evitar contagios de Covid-19 y de otras enfermedades virales.