El almirante Moisés Mejía ingresa escoltado a dependencias de la fuerza anticrimen de La Paz.

• Radacción Central /

En cumplimiento a las disposiciones de la Fiscalía, efectivos policiales aprehendieron ayer al excomandante de la Armada almirante Moisés Mejía, por las muertes en Senkata; y al coronel Franz Vargas Gonzales, acusado por los hechos violentos en Huayllani, Cochabamba. Ambas masacres ocurrieron en 2019.

En el caso de Mejía, quien formó parte del Alto Mando militar del general Carlos Orellana Centellas, excomandante en Jefe de las Fuerzas Armadas durante el gobierno de Jeanine Añez, ya había una orden de aprehensión que no pudo ser ejecutada porque se desconocía su paradero.

El uniformado es investigado por la represión y masacre del 19 de noviembre de 2019 en la localidad alteña de Senkata, durante un operativo de represión entre militares y policías.

En aquella ocasión se confirmaron 10 muertes y más de una decena de heridos, todos por proyectiles de armas de fuego.

DETENCIÓN DE VARGAS

Respecto a la situación del coronel Vargas Gonzales, se lo detuvo porque habría formado parte del grupo de élite de las Fuerzas Armadas que participó, el 15 de noviembre de 2019, en la masacre de Huayllani, en el departamento de Cochabamba.

“La Comisión de fiscales (…) requiere al director de la FELCC disponga que el aprehendido Franz Linyan Vargas Gonzales permanezca en calidad de custodia en dependencias de las celdas de la FELCC de la Laguna Alalay, hasta el momento en el que se lleve la audiencia de medidas cautelares y conducido ante el juez cautelar, a fin de resolver su situación jurídica”, indica un documento de la Fiscalía cochabambina.

Los dos uniformados fueron trasladados a dependencias policiales y en las próximas horas el Ministerio Público determinará por qué delitos serán imputados.

En la audiencia de medias cautelares se establecerá si son recluidos preventivamente en cárceles, o es que se defienden en libertad.

Hasta ahora ya son cinco los militares con detención preventiva por su presunta vinculación con las muertes y heridos en las masacres de Senkata y Sacaba.

El coronel del Ejército Julio César Tamayo, general en retiro y exdirector de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), Luis Valverde Ferrufino, general Franko Suárez Gonzales, excomandante de la División Mecanizada del Ejército, general Iván Inchauste, excomandante del Ejército y general Pablo Arturo Guerra Camacho, exjefe de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas fueron detenidos.

DEMANDA DE JUSTICIA

Los familiares de las víctimas fatales y de las personas que resultaron heridas durante los ataques de los uniformados en 2019, ponderaron la determinación de la justicia por detener a los uniformados que en aquella ocasión usaron sus armas de fuego en contra del pueblo y en apoyo a la presidenta transitoria Jeanine Añez.

linkedin