La entidad financiera internacional apuesta por apoyar al lucha contra el coronavirus. (Foto: CAF)

Bolivia Digital

El Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) logró colocar bonos de deuda en el mercado estadounidense por un valor de $us 800 millones a un plazo de tres años, con el propósito de que esos recursos beneficien a los Estados socios para financiar políticas que vayan a contrarrestar el coronavirus.

El presidente ejecutivo de la entidad financiera, Luis Carranza Ugarte, informó sobre el interés de los inversionistas de los bonos de CAF para impulsar las políticas anticíclicas y sociales que implementan los gobiernos ante la pandemia.

“Estos recursos que hemos conseguido a tasas favorables se destinarán a financiar parcialmente la línea de emergencia de $us 2.500 millones con la que estamos apoyando oportunamente a los países miembros para proteger el bienestar y el empleo en la región”, aseguró.

Según el ejecutivo, esta emisión logró una gran receptividad con aproximadamente 90 inversionistas registrados en el libro de órdenes, con una demanda de $us  1.200 millones, refiere un comunicado de la entidad financiera internacional.

Estos bonos se destacan por el alto volumen de órdenes individuales, entre cuyos principales inversores se encuentran los administradores de fondos, instituciones oficiales y bancos comerciales. Los bancos colocadores fueron Barclays, Citi, HSBC y J.P. Morgan.

Los recursos están destinados a financiar pequeñas y medianas empresas, y el sector privado en general podrá beneficiarse de la liquidez en los bancos de desarrollo locales y en los bancos comerciales para promover la recuperación económica de América Latina, dice la nota de prensa.

Ante ese panorama, la CAF puso a disposición de los países mecanismos de capacitación virtual y se encuentra abocado a la generación de conocimiento, elementos fundamentales para que los países puedan diseñar sus estrategias de recuperación económica manteniendo los logros sociales alcanzados en las últimas décadas.

Por ello, expertos en sectores estratégicos como salud, educación, economía, transporte, protección social, tecnología y gobernabilidad trabajan en propuestas de políticas públicas que puedan ser adaptables a la realidad de cada país.