Infografía: Javier Pereyra

El organismo financiero regional previamente donó al país $us 400 mil como apoyo a su plan de contingencia de preparación y respuesta para la prevención y control del coronavirus.

Franz Acarapi / Bolivia Digital

CAF-Banco de Desarrollo de América Latina otorgó un préstamo por $us 50 millones a Bolivia para fortalecer la capacidad de respuesta del sistema de salud a la actual situación de emergencia sanitaria debido a la presencia del coronavirus (COVID-19).

Los recursos servirán para la adquisición de equipos de protección del personal de salud, la contratación de médicos especialistas y enfermeras para la atención a los pacientes, la capacitación en el manejo de la pandemia y la compra de insumos y equipamiento para los diferentes niveles de atención, detalla un comunicado de prensa de CAF.

De forma adicional a los $us 50 millones, la institución financiera otorgó en marzo $us 400 mil de donación mediante recursos de cooperación técnica no reembolsable, dirigidos a apoyar el plan nacional de contingencia de preparación y respuesta para la prevención del COVID-19.

“Proteger la vida de todos los bolivianos es lo prioritario, por eso agilizamos los recursos no reembolsables y la línea de crédito para respaldar el esfuerzo de las autoridades del Gobierno boliviano, a fin de que puedan continuar con su trabajo de fortalecimiento de la capacidad de atención a los pacientes y de reducción de la propagación de la amenaza viral”, señaló Luis Carranza Ugarte, presidente ejecutivo de CAF.

La ejecución de recursos, con el concurso supervisor del Ministerio de Planificación, estará a cargo del Ministerio de Salud y serán destinados principalmente a apoyar al sistema sanitario nacional y a reforzar la capacidad de respuesta del mismo.

Para hacer frente a los efectos de la pandemia en América Latina, a principios de marzo CAF ofreció una línea de crédito regional de $us 50 millones por país para atender la emergencia sanitaria, recursos no reembolsables de $us 400 mil por país y una línea de crédito regional de emergencia de $us 2.500 millones para apoyar medidas económicas anticíclicas.