Personal médico atiende a pacientes en una unidad de terapia intensiva. Foto: Ministerio de Salud.

Gabriela Ramos/Bolivia Digital

El director general ejecutivo de la Autoridad de Supervisión de la Seguridad Social de Corto Plazo (Asuss), Ramiro Alejandro Reyes, explicó que, en el marco de las políticas nacionales de lucha y contención del coronavirus (COVID–19) dictadas por el Gobierno, las cajas de seguridad social del país se subordinan y fortalecen al plan de contingencia nacional.

“La política nacional (de lucha contra el COVID-19) dice que deben haber centros especializados a los que se derivarán a los pacientes. Esto no significa que no se los va atender, sino que se les darán todas las prestaciones, pero en los centros de referencia”, explicó la autoridad al periódico Bolivia.

Reyes indicó que de esta manera se “centralizará” la atención de los pacientes con coronavirus en los centros designados por las autoridades en salud.

Detalló que la lógica de esta norma es que, a medida que vayan llegando enfermos, se cubra la capacidad del centro de referencia de turno. Una vez que este cupo se complete se habilitará otro nosocomio.

Añadió que existe una “lista de espera” de hospitales que en su momento serán centros de referencia para la atención de pacientes con el virus, en la que también se tienen centros hospitalarios de los diferentes seguros de salud.

“De esta forma se evita el contagio de los pacientes y contaminar centros de salud. Sería grave que todas estas instalaciones sanitarias se contaminen”, añadió.

En Bolivia se cuenta con los servicios de la Caja Nacional de Salud (CNS), Caja Petrolera de Salud (CPS), Caja de la Banca Estatal, Caja de la Banca Privada, Caja del Servicio de Caminos y el sistema de seguros universitarios.

Según datos el Instituto Nacional de Estadística (INE), alrededor del 37% de la población (unos 4 millones de bolivianos) estaban asegurados en alguna de las entidades de seguridad social a corto plazo.

Reyes aseguró que desde febrero las diferentes cajas de salud se equiparon con material de bioseguridad, insumos y equipos para atender la contingencia. También se diseñaron circuitos en los que se establece qué hacer en cuanto se recibe algún paciente sospechoso de coronavirus.

“Todas las cajas están alertas y tienen el equipo necesario, aunque no lo suficiente por la escasez de insumos a nivel mundial”, sostuvo, aunque aseguró que con los esfuerzos que hace el Gobierno por adquirir más insumos se espera cubrir la demanda.