Eco 5 turismo archivo

Jorge Castel/Bolivia Digital

La Cámara Departamental de Hotelería sugirió al municipio de La Paz cuatro medidas para salvar a este sector empresarial pos-coronavirus. Este fue uno de los rubros más golpeados por la pandemia mundial.

En la primera medida figura la eliminación de los impuestos, patentes y del impuesto a la propiedad de inmuebles por dos años. La segunda, solicita la suspensión de multas e intereses al sector por dos años.

La tercera sugerencia pide que el 75% de descuento al impuesto sobre la propiedad de bienes e inmuebles por cinco años después de los dos años de eliminación. La cuarta sugiere que la licencia de funcionamiento sea única y que comprenda todos sus servicios (en solicitud a la Secretaría Municipal de Desarrollo Económico).

Las sugerencias fueron diseñadas tomando en cuenta que, de acuerdo a proyecciones, la pandemia que alcanzará en Bolivia su pico más alto de contaminación sea hasta fines de mayo, y el más bajo, posiblemente en agosto.

Asimismo, solicitan tolerancia para el pago de multas sin intereses desde el 22 de marzo de 2020 al 21 de marzo de 2021; y tolerancia en el pago del impuesto de bienes e inmuebles en el mismo lapso. Además, la renovación automática del descuento del 50% sobre el impuesto de bienes e inmuebles a partir de la gestión 2020.

Las propuestas emergieron de las reuniones sostenidas de la Mesa de Turismo, que aglutina a representantes del sector y a la Alcaldía de La Paz para dar línea al municipio y de esta forma se prepare para el reinicio de actividades pos-pandemia entre junio de 2020 y marzo de 2021.

La Mesa de Turismo está conformada por representantes de la Cámara de Hotelería, Cámara Nacional de Operadores de Turismo (Canotur), la Asociación Boliviana de Agencias de Viaje y Turismo (Abavit), empresarios gastronómicos, Viceministerio de Turismo, Gobernación y Alcaldía de La Paz.

Luis Ampuero, presidente de la Cámara Hotelera de Bolivia, estimó que para el país las pérdidas en el sector llegarán a unos $us 400 millones.

“Es imposible saber cuánto demorará, no será inmediato el reponerse de esta situación”, remarcó.

Según datos de la Organización Mundial del Turismo (OMT), se estima que este año que el impacto estimado de pérdidas por la actividad turística sea entre los 30 y 50 millones de dólares.

“Todavía no sabemos cuál será el impacto del COVID-19 en el turismo mundial. No obstante, debemos apoyar al sector ahora, mientras nos preparamos para que, cuando vuelva al crecimiento, sea más fuerte y sostenible. Los planes y programas de recuperación del turismo se traducirán en empleo y en crecimiento económico”, agregó el secretario general de la OMT, Zurab Pololikashvili en abril.