Camiri II historia

Claudio Sánchez *

En pocos días más se recordará un nuevo aniversario de fundación de Camiri, la que fue y que se mantiene como capital petrolera de Bolivia. Es una población ubicada al sudeste del país, que ha aportado con su riqueza hidrocarburífera al crecimiento de la nación y ha sido para la historia contemporánea un puntal del desarrollo en la región oriental y chaqueña. Fundada el 12 de julio de 1935, Camiri tiene su vida íntimamente ligada al petróleo y una relación casi indivisible a Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB). 
YPFB es Camiri y viceversa. Aunque esta afirmación, con los años, le ha brindado más amarguras que alegrías en su propia vida socioeconómica y política, queda eso para un posterior y más profundo análisis.
Lo cierto es que Camiri ha sido una población de altísima importancia en el concierto nacional del siglo XX, y por esto mismo ha sido escenario de diferentes registros cinematográficos que se convierten ahora en valiosos documentos para la historia del pueblo y el país. 
El petróleo en Camiri (1948) es la cinta de la que se tiene registro —de acuerdo con los Fondos de Cinemateca Boliviana— como la más antigua película filmada en este lugar, sin embargo, puesto que en esta población se encuentra ubicado el campamento petrolero desde antes de la Guerra del Chaco, habiendo sido operado en principio por la Standard Oil y posteriormente por YPFB, es muy probable que existan otros registros institucionales, como también caseros, que formen parte de la memoria audiovisual del pueblo.
La más famosa película realizada en Camiri es sin duda Los primeros (Jorge Ruiz, 1956) un mediometraje que cuenta la vida de un joven bastante ocioso y su madre que cada mañana sale a buscar la forma de subsistir en un mundo adverso. La presencia de YPFB y sus operaciones en los campos provocan la dinamización de la economía local como un reflejo de lo que sucede a nivel macro como consecuencia de la industria petrolera. Ruiz cuenta con una historia sencilla la importancia del trabajo de Yacimientos en el país, y ubica esta historia ahí donde la naturaleza ha combinado sus siglos de vida para brindar sus más oscuros tesoros, el petróleo de Bolivia. ¡Viva Camiri!

* Crítico de cine