• Romina Montoya

Durante el golpe de Estado, campesinos de Betanzos fueron brutalmente agredidos por efectivos militares y policiales cuando emprendían una movilización pacífica que pedía el respeto a su voto, la defensa de la democracia y los símbolos patrios.

En el programa Somos Democracia, que se difunde por Bolivia TV, en una red de alianza con los medios estatales, Prudencio Condo, de la comunidad de Parani Alta de Betanzos, Potosí, relató que ese 12 de noviembre de 2019, cuando se aprestaban a bloquear las carreteras de ingreso a Potosí y Sucre, los uniformados, en una cantidad significativa en la zona, los reprimieron con gases lacrimógenos y armas de fuego.

“Nos dividimos en grupos de 150 personas para ver cuántos policías y militares eran y sostener un dialogo con ellos y pedirles que no vayan a mayores, pero no escucharon”, sostuvo.

Dijo que divididos en grupos, los policías y militares comenzaron a avanzar disparando, la gente corrió por todo lado para resguardarse, ocultándose detrás de las piedras y rocas. En ese momento escucharon decir que había una persona fallecida, anuncio que hizo que retrocedieran.

“La muerte de Marcelino Jarata sucedió a 50 metros de donde me encontraba, el efecto del gas que lanzaron los efectivos militares y policiales era tan fuerte que incluso a los compañeros los desmayaba, el humo era intenso que no nos dejaba ver”, sostuvo.

Preocupados por el deceso de una persona, los manifestantes hicieron todos los esfuerzos posibles para llegar a Kása, esto por la cantidad de humo producto de los agentes químicos lanzados por los uniformados, y en el lugar verificaron quién faltaba y era don Marcelino Jarata.

Narró que muchos de sus compañeros, que eran atrapados por los policías y militares de manera violenta, eran conducidos en calidad de aprehendidos en movilidades para ser trasladados hasta la ciudad de Potosí.

“La gente esperaba y reclamaba la presencia de los canales porque la arremetida fue muy fuerte, se llevaron mucha gente detenida. Dirigentes fueron perseguidos junto con otros compañeros que vinieron de las comunidades aledañas para reforzar las movilizaciones para defender su voto”, añadió.

Dijo que se conformó una comisión para acompañar el cuerpo de Marcelino Jarata hasta el hospital, donde le practicaron el exámen forense que afirmó que murió por dos impactos de bala, uno en la cien y otro cerca al pulmón.

Prudencio pidió justicia por todos los familiares que perdieron a sus seres queridos y que hoy, a más de un año y cuatro meses, todavía no encuentran consuelo y menos una justicia para que esas muertes no queden impunes.

linkedin