longa

 

ABI/Bolivia Digital

La canciller Karen Longaric afirmó hoy que declaración de personas no gratas a diplomáticos de España no significa romper las relaciones con ese país y por el contrario dijo que tienen que “seguir su curso» y fortalecerse.

«Las relaciones bilaterales con España no pueden detenerse, tienen que seguir su curso y tenemos que reencontrarnos y fortalecerlas «, dijo en conferencia de prensa desde el Palacio Quemado.

Más temprano, la presidenta Jeanine Áñez dio un plazo de 72 horas a la encargada de negocios de España en Bolivia, Cristina Borreguero, y otros funcionarios diplomáticos de ese país para que abandonen el país por supuestamente “lesionar la soberanía y dignidad del pueblo y el Gobierno constitucional”.

«Por una razón muy simple: violaron la norma nacional, violaron la norma internacional y es una cuestión de dignidad nacional el haber tomado esta decisión que, por cierto, era insoslayable de hacer», explicó Longaric.

En reciprocidad, como es habitual en ese tipo de casos, el Gobierno español respondió con la expulsión de tres miembros de la delegación diplomática en Bolivia en España.

«España ha declarado persona no grata a tres funcionarios, ha indicado que lo está haciendo en virtud dela reciprocidad, eso no significa que estos tres funcionarios (…) hayan cometido ninguna irregularidad en territorio español», aclaró la jefa de la diplomacia boliviana.

Los funcionarios de la misión diplomática en territorio español fueron designados por la administración del expresidente Evo Morales.

«La Presidenta (Jeanine Áñez) está evaluando cada una de las designaciones al exterior para mandar la mejor gente como representantes de nuestro país. Yo creo que en las próximas semanas ya tendremos algunos representantes diplomáticos de este Gobierno en la Embajada de Bolivia en España», señaló.

Por otro lado, Longaric dijo que el Gobierno boliviano aguarda la investigación que anunció el Ministerio de Asuntos Exteriores de España a la actuación de funcionarios diplomáticos españoles en la residencia de la embajadora de México en Bolivia, junto con encapuchados que presuntamente estaban armados.